Tips para ciclista aficionado: cómo ajustar tu bicicleta

El ajuste de la bicicleta es un punto básico si queremos llevar a cabo nuestros entrenamientos sin problemas. Ajustarla correctamente significa optimizar la comodidad, el rendimiento y la eficiencia en cada salida. Además de evitar lesiones.

Si estás empezando en el ciclismo, o con una nueva bicicleta, conseguir este ajuste a tus necesidades, permitirá que estés más cómodo y así aumentarás el ritmo sin problemas. 

¿Por qué es importante un buen ajuste de la bicicleta?

Los ciclistas experimentados tienen claro que un buen ajuste, permite una mayor potencia y de una manera más eficaz. Pero, ajustar correctamente tu bicicleta también te permite rodar con una mayor comodidad. Y es que te permite mantener la posición correcta para hacer tanto tiempo de entreno como quieras. 

Además, cuando no estás rodando sobre una bici adecuada a tu cuerpo, puede suponer una sobrecarga resultado de una posición inadecuada. Así lo evitamos. Pero debes tener muy claro que el ajuste es totalmente personal, ya que varía por edad, estilo de conducir y atributos físicos, como puede ser la flexibilidad.

¿Qué tener en cuenta para el ajuste de la bicicleta?

Para conseguir la comodidad que necesitas en tus entrenamientos, tienes que centrarte en unos fundamentos básicos. Si consigues mantener una posición correcta, te permitirá de una manera más eficiente y centrarte más en la intensidad que quieres darle a cada entreno.

Modifica la altura del sillín

La parte más importante sin duda es la altura del sillín. Colocándolo a una altura correcta evitarás lesiones en rodillas, así como podrás mejorar la eficiencia de tu pedalada y mantener la comodidad durante los trayectos más largos. 

Para conseguirlo, abre completamente las piernas mientras pedaleas, y asegúrate de que tus piernas no se estiren por completo cuando pedaleas. Tendrás que buscar un equilibrio entre que tu rodilla se enderece cómodamente y que no se estire cuando pedaleas.

Coloca el sillín en la posición correcta

El siguiente paso está en la parte delantera de tu sillín. El retroceso de este es importante para evitar que la zona lumbar se vea afectada, así como el cuello a causa de la sobrecarga. Además, también permite evitar la torsión excesiva del tendón rotuliano, que suele ocurrir cuando el sillín está muy adelantado. Puedes moverlo hacia delante o hacia atrás.

Mantén tu muñeca recta en el manillar

El manillar se debe girar de tal manera que la muñeca esté recta. La muñeca no se debe doblar ni hacia arriba ni hacia abajo mientras entrenas, sino que debe estar recta. Todo el movimiento de la mano debe producirse siempre en el codo y el hombro. 

Elige bien tu bicicleta

Pero, por más que ajustes el manillar y el sillín, si tu bicicleta es demasiado pequeña o demasiado grande, la posición nunca va a ser la adecuada. Por lo que es primordial acertar con la talla de bicicleta correcta para ti. 

Cada bicicleta tiene su propia talla de cuadro, y esta se guía mayormente por la altura del ciclista. Aunque también afectan otros aspectos como la longitud de piernas y brazos.