Rompe con la rutina para mejorar tu rendimiento y resultados

Hacer rutas ciclistas los fines de semana está siendo uno de los deportes nacionales más practicados. Y es que el ciclismo engancha, sobre todo si acabas de empezar a realizarlo. Sin embargo, cuando llevas un tiempo puedes encontrar algunos obstáculos que se interponen en el camino.

Son muchos los factores que pueden afectar a una mejora del rendimiento. Pero sin duda uno de ellos es romper con la rutina. Los cambios de hábitos en el entrenamiento es un toque fresco que haga que tu motivación vuelva si la habías perdido, y que te ayudará a lograr los objetivos que veías tan lejanos. 

Demasiado entrenamiento

Muchos ciclistas entran en un bucle de sobreentrenamiento cuando se marcan un objetivo, con el fin de alcanzarlo lo antes posible. Sin embargo, esto es contraproducente y te impide llegar a tus metas. 

El cuerpo humano necesita de ciertos periodos de entrenamiento adecuados según la morfología y capacidades de cada uno. Estos permiten mantener los niveles correctos en los umbrales de lactato. Asimismo, permiten una mejora y reacondicionamiento de la musculatura para la actividad. Sobreesforzarse supone que estos periodos de adaptación del músculo no se estén cumpliendo, y por tanto los beneficios que se buscan no llegarán.

Pero esto no significa que debas hacer todo lo contrario y que tu entrenamiento carezca de intensidad. Por eso, es importante marcar unos objetivos claros a corto plazo. Algunos de los factores que deberás tener en cuenta para cumplir tus metas son la distancia que recorres, el tiempo en que lo haces, la intensidad de cada sesión así como el número de pendientes que te encuentras. Aunque tu meta final sea mayor, no hay que ser ambiciosos sino realistas y empezar poco a poco. 

Alimentación para la mente

Durante o tras una ruta exigente, cualquier ciclista agradecería un alimento que le ayude a reponer energía. Unas barritas energéticas, una fruta o incluso un pequeño sándwich. Diversos estudios han demostrado que ingerir este pequeño tentempié es una parte clave en el entrenamiento en cuanto al aspecto psicológico. También lo es el simple hecho de tomar una bebida isotónica y escupirla, ya es un empujón para obtener energía

Hay una relación muy íntima entre el alimento que sueles ingerir y el rendimiento en el ejercicio físico. Si sueles ingerir barritas energéticas después de una escalada, o incluso en medio de una ruta, tanto tu cuerpo como tu mente tendrán un mejor funcionamiento si tomas esta misma barrita en el mismo momento y condiciones en una carrera. 

Grupeta de entrenamiento

Salir a montar en bici también puede ser una actividad social, y es que la mayoría de gente que lo practica lo hace junto a un grupo de amigos o personas que tienen intereses comunes. Para conseguir mejores registros, sería de gran ayuda cambiar de grupo, así podrás ver cuales son tus mejoras, así como trabajar en tus debilidades al compararte con otros ciclistas.

Dentro de estos grupos de ciclismo suelen haber distintos roles que se asignan de forma natural. Por lo tanto el margen de mejora en cuanto a aspectos que no estén relacionados con tu rol será bastante pequeño. Si eres el encargado de empezar la subida o lideras el grupo a contraviento, no podrás aumentar tus resultados en el resto de roles que se encuentran en la dinámica del trabajo en equipo. 

Descanso activo

Aunque pueda parecer contradictorio, los dos días a la semana que dediques al descanso, deberán ser de “descanso activo”. Por lo que estos días puedes realizar otra actividad física diferente y de intensidad menor. Esto puede ser salir a caminar o hacer un poco de natación. Al cambiar el trabajo muscular y las fases de respiración, podrás conseguir un mayor rendimiento de forma rápida y segura.