Qué es el VO2 máximo y en qué te afecta

En la era digital que vivimos, contar con un registro de todos los valores cuando realizamos una carrera es fundamental. Es de gran ayuda para poder corregir defectos y potenciar virtudes. Puedes trackear cuál es tu ritmo promedio, las calorías que quemas, o los pasos totales que has dado en el trayecto completo. 

Ahora bien, ¿qué sabemos sobre el VO2 máximo? Y, ¿qué valores son los que determinan esta variable en la carrera que realizas?

¿Qué es el VO2 máximo?

Cuando hablamos de VO2, nos referimos al oxígeno que circula dentro del organismo durante el entrenamiento. Concretamente el VO2Max se refiere al oxígeno máximo que nuestro organismo es capaz de procesar durante un ejercicio. Esto es, la cantidad de oxígeno que se puede aprovechar para respirar, y por tanto, que se puede utilizar para hacer deporte.

La cantidad máxima que el organismo es capaz de absorber, transportar y consumir en un periodo de tiempo, se traduce en la sangre que el organismo puede transportar y metabolizar. Por eso, ser capaz de medir este valor en los entrenos permite determinar la capacidad aeróbica y cardiovascular de una persona. 

¿Cuál es su relación con el corazón?

El ventrículo izquierdo del corazón bombea sangre en función a la frecuencia cardíaca  de lo que se conoce como volumen sistólico. Este se detecta por el retorno de la sangre al corazón, así como su capacidad de entrar en contacto. El tamaño del ventrículo y la presión de este son otros factores a tener en cuenta. 

Por su parte, determinar el VO2 máximo depende del volumen de los capilares. Y es que estos son los encargados de suministrar oxígeno a las mitocondrias de las células musculares. Estas mitocondrias o “casas de energía” tienen enzimas que juegan un papel importante en el metabolismo aeróbico. Después, el oxígeno que se extrae pasa por los músculos y circula de vuelta al corazón. 

Aumentando tu VO2

Si bien es cierto que el VO2 máximo es un parámetro que está determinado por genética, como todo, con el trabajo se puede mejorar. Esto se traduce en que, cuanto más en forma esté un corredor, más propenso será a mejorar el suministro de oxígeno a sus músculos. 

¿Qué consigue aumentando este parámetro? Un mayor aguante de la intensidad en carrera, y resistir un ritmo alto durante más tiempo. Se traducirá sobre todo en la rapidez de la zancada. Cuanto más rápido, más fuerte respirar. El objetivo es usar la máxima cantidad de oxígeno, pues cuanto más oxígeno puedas producir, mayor rapidez alcanzarás. 

En algunas ocasiones se ha llegado a decir que quien ronde los 60-70 ml/kg/min no podrá ser un deportista de élite. Sin embargo, en esto influyen otros muchos factores. Estos son la eficiencia muscular o poseer un alto umbral anaeróbico, es decir, aguantar el máximo tiempo posible una carrera de alta intensidad

El VO2 máximo se expresa en mililitros de oxígeno por kilogramo corporal y minuto (ml/kg/min). Por lo general, una persona con valores estándar ronda los 40-50, mientras que los atletas alcanzan los 70-80 ml/kg/min.

¿Cómo mido el VO2 máximo?

Si quieres determinar en qué parámetro está tu cuerpo tendrás que hacer una prueba de ejercicio incremental. Tendrás que respirar por un tubo que será el encargado de medir el oxígeno y los gases exhalados. Esta prueba se realiza mientras corres en una cinta hasta que te agotas.

Sin embargo, ya a día de hoy hay algunos relojes deportivos que son capaces de hacer una estimación de tu VO2 máximo, mientras miden el ritmo y la frecuencia cardíaca que se eleva a un máximo del 70%. Para ello, tendrás que realizar una carrera de al menos diez minutos sin detenerte.

Aquí también entra en juego la edad, el peso y el sexo. Cuanto más en forma estés, mayor deberá ser tu VO2. Así que, básicamente este parámetro permite determinar cuál es tu edad en cuanto a aptitud física, midiendo así la resistencia aeróbica

Es curioso que no son los corredores los que suelen tener este valor más alto si no los esquiadores de fondo o montaña. Y, aunque los futbolistas estén sometidos a un deporte de grandes movimientos, son los que presentan los valores más bajos de VO2 entre los deportistas.