¿Qué deportes son complementarios para ser un mejor ciclista?

La creencia de que para ser buen ciclista solo hay que subirse a una bicicleta y pedalear no es cierta. De hecho, sería hacer un análisis muy pobre de algo tan complejo como el ciclismo. Prácticamente cualquier deporte puede ayudar a mejorar la condición del ciclista, pero ¿hay alguno en concreto? ¿Cuáles son los mejores?

El deporte rey y su importancia

Parece imposible imaginar cómo mejorar las capacidades del ciclismo con el fútbol. En el imaginario popular se han establecido como dos deportes completamente opuestos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, pues comparten algo muy importante en común. Para ambos se necesita tener fuerza en las piernas, ya que son el principal motor.

Esto no solo atañe a la resistencia, que también, sino a muchas otras virtudes. Para jugar al fútbol serán necesarias la coordinación y el equilibrio. Casualmente, estas dos capacidades son igual de básicas para un ciclista. Incluso, le proporciona otra forma de incrementar su fuerza muscular de manera más dinámica y con otro tipo de elementos.

Deportivas y a rodar

Uno de los deportes que más se asocia con el ciclismo es el atletismo. Realmente, no solo el atletismo, sino cualquiera que esté relacionado con correr, como puede ser la marcha o el ‘running’. Incluso, hay una modalidad muy conocida, el triatlón, que combina estos dos. Es muy popular alrededor del mundo y sus deportistas necesitan mucha habilidad.

Son deportes complementarios, sin embargo, habrá que tener mucho cuidado con las cargas. Al utilizarse gestos diferentes, podría incluso sufrirse lesiones. Empezar con una intensidad media o baja, dependiendo el grado de actividad, es fundamental. Eso ayudará a complementar de verdad el ciclismo y a mejorar las virtudes.

El apartado cardiovascular será el más afectado en esta ocasión. No será el único, y es que el fortalecimiento de los tobillos también es muy importante. Estos dos factores son los que puede añadir este tipo de entrenamiento. Todo esto permite que el momento de subirse a la bicicleta pueda ser más sencillo si es una primera vez, o mucho mejor en alguien experimentado.

El efecto milagroso del agua

¿Hay algo que no mejore la natación? Posiblemente sí, pero no es el caso del ciclista que quiere mejorar sus marcas o tener una gran condición física. El cambio de medio es muy importante, y ayuda a este a tener otra visión o aprender a conocer su propio cuerpo.

Se necesita mucha fuerza en los brazos para el mundo del ciclista, y nada mejor para desarrollarla que la piscina y la natación. Pero no solo eso, sino que la técnica también será fundamental. Un ciclista que nada bien, tiene muchas más opciones de controlar el manillar de la bicicleta con soltura.

De nuevo este deporte permite mejorar al ciclista experto, pero también al inexperto. Es la base perfecta para quien quiera comenzar a practicar ciclismo, a la vez que introduce mejores excelsas para quien quiera ser mejor ciclista y dar un paso adelante. Es el entrenamiento casi ideal, mejorando fuerza en brazos y piernas, además de desarrollar una sincronización perfecta.

En cuanto al estilo, lo cierto es que puede valer cualquiera. Se suele recomendar más crol y espalda, pues utilizan casi toda la musculatura, por lo que son mucho mejores. Como se ha comentado, es la mejor forma de incorporar músculos como los abdominales o la musculatura de las piernas. Por si fuera poco, también interviene sobre los lumbares, grandes perjudicados de pasar tantas horas sentado sobre la bicicleta.

¿El gimnasio también sirve?

Para muchos ciclistas, ir al gimnasio no tiene nada que ver con mejorar su nivel sobre la bicicleta. Pero la realidad va mucho más allá, y es que esta afirmación no es cierta. Ejercicios de pesas, tonificación o hipertrofia pueden ser mucho más importantes que un entrenamiento común.

No hay que olvidar tampoco la importancia de la bicicleta estática. Esta permite al ciclista entrenar independientemente de las condiciones climatológicas. Además, la intensidad no tiene por qué ser menor, sino que puede aumentar si fuera necesario, permitiendo crear una gran oportunidad en su propia casa.

Tendones, articulaciones, ligamentos o músculos. La oferta que ofrece un gimnasio sobre el ciclista es prácticamente infinita. Estar bien aconsejado y elegir los ejercicios adecuados son dos factores cruciales para que el tiempo pueda ser aprovechado de verdad, con las máquinas correctas y la fuerza óptima.

No obstante, habrá que volver a tener mucho cuidado. Una sobrecarga puede hacer mucho daño al ciclista y limitarle su actividad. Hay que saber conocer cada uno su propio cuerpo para incorporar la intensidad adecuada y el ritmo propicio. Y sobre todo, poder orientar también los ejercicios para que sea totalmente útiles, y no solo válidos.

La ventaja de los métodos alternativos

Es muy importante practicar otros deportes, por poca experiencia que se tenga. En primer lugar, porque permite seguir aprendiendo. Cuantas más habilidades se puedan desarrollar, más completo será un ciclista como deportista, no solo como ciclista. Poder aprender nuevas técnicas o métodos pueden añadir un enfoque fundamental.

Por otra parte, practicar deporte sin la bicicleta es muy útil también. Uno de los males de los ciclistas es depender en exceso de esta. Poder abrir el horizonte a nuevas posibilidades es vital para mejorar una vez que se vuelva a practicar ciclismo. Incluso, centrarse únicamente en el entrenamiento ciclista podría llegar a ser contraproducente.

Por último, en un deporte individual como es el ciclismo, siempre es necesaria la interacción con otros deportistas. Aprender a competir con una serie de compañeros, y no exclusivamente rivales, es una gran lección. Poder establecer vínculos y aprender a actuar en equipo es tan necesario como la mejor condición física posible.

Por tanto, sabiendo dar el enfoque correcto, cualquier deporte puede ser válido para mejorar la condición de ciclista. Al ofrecer tantas opciones, utilizar una gran parte de la musculatura o ser tan exigente, será difícil encontrar entrenamiento que no sirva. El grado de mejora dependerá del compromiso y la motivación del propio ciclista, que puede buscar mejorar en un grado de intensidad mayor o menor.