Pedaleo eficiente: Rompe tus registros mejorando tu pedalada

Montar en bici es fácil, o al menos eso parece, te montas, das pedales y ya, pero… Montar realmente bien en bici no resulta tan sencillo y la mayoría de ciclistas cometen errores que lastran su rendimiento. 

Uno de los más comunes es pedalear de forma ineficiente. Tranquilo, tiene solución. Continúa leyendo y averiguarás por qué pedalear de forma eficiente es importante y cómo conseguirlo.

Importancia del pedaleo eficiente

Montar en bici es mucho más que dar pedales y avanzar, o al menos debería serlo. Si realmente te interesa el ciclismo debes comprender que hay algo más, no solo avanzar con cada pedalada. Ese algo más es avanzar lo máximo posible con cada pedalada y eso ya no es tan sencillo, es lo que marca la diferencia y ahí reside su importancia. Si realmente consigues la máxima eficiencia en tu pedaleo conseguirás:

  • Optimizar el esfuerzo, lo que derivará en menor cansancio, capacidad para recorrer mayores distancias y más velocidad
  • Prevenir lesiones: uno de los principales problemas de no pedalear de forma eficiente es el riesgo de lesiones posturales o por sobre-esfuerzo
  • Reducir la fatiga
  • Aprovechar mejor cada entrenamiento

¿Cómo mejorar la eficiencia del pedaleo?

Ajusta la bicicleta a tu cuerpo y no al revés.

Suponiendo que lo hayas hecho bien, te hayas asesorado y hayas comprado la bicicleta que mejor se adapta a tu fisonomía ahora queda la segunda parte: los ajustes. No se trata de adaptarte a como la bici viene de serie sino que la regules para que sea ella la que se adapte a ti. 

Empieza por el sillín, colócalo a la altura adecuada y con la inclinación correcta. Un sillín demasiado inclinado te obligará a ir corrigiendo tu postura con frecuencia y cada vez que lo hagas estarás perdiendo eficiencia en la pedalada. En cuanto a la altura, cuando el pedal está en el punto más bajo de su eje de rotación tu pierna debe de estar estirada casi completamente, de esta forma aprovechas totalmente el movimiento y no desperdicias energía.

Instala pedales adecuados

Si tus pedales no son de calas (automáticos), es recomendable que te hagas con unos. Al llevar el pie fijado al pedal no se pierde energía en el movimiento de vuelta como sucede con los pedales de plataforma. Si no quieres pedales con calas hay una solución intermedia, puedes poner unos buenos calapies.

Busca desarrollos largos en la medida de lo posible

Es mucho más eficiente utilizar desarrollos largos que cortos. Con los desarrollos cortos se avanza poco por cada pedalada y se tiende al “molinillo” (dar muchos pedales), esto fatiga bastante para conseguir poco avance.

Busca siempre desarrollos en los que notes que avanzas bastante, pero puedes pedalear de forma constante sin que suponga un sobreesfuerzo. 

Utiliza de forma correcta los cambios

Es un poco la extensión del consejo anterior, hay que conocer bien la bicicleta y saber anticiparse a la hora de manejar el cambio. Conocer el punto exacto en el que cambiar de piñón o plato nos ahorrará energía y nos hará avanzar con mucha más contundencia.

Cuida la aerodinámica

Todo lo anterior mejorará tu eficiencia, pero si no cuidas tu posición sobre la bici seguirás derrochando energía. Aprende a mantener una posición aerodinámica y utiliza ropa que ayude. Toda la energía que ahorres te hará rodar más rápido.

 

Como has podido comprobar, efectivamente montar en bicicleta es fácil, pero hacerlo bien requiere técnica y práctica. Ahora que ya sabes como trabajar en tu pedaleo eficiente, ¿a qué esperas para salir a implementar estos consejos?