Lo que necesitas saber acerca de las lentes polarizadas

Cuando el astro rey brilla en lo alto, te permite ver claramente lo que tienes enfrente. Ahora bien, los rayos de luz también tienen la capacidad de rebotar y devolver un reflejo que interfiere con la visibilidad. Esto es particularmente cierto en superficies con propiedades reflejantes, como el asfalto, el agua y la nieve. Comprender el comportamiento de la luz solar ayuda a entender la importancia de las gafas de sol polarizadas. Veamos en qué consisten, cómo funcionan las lentes polarizadas y cuál es la mejor forma de mantenerlas en buen estado.

Qué son las lentes polarizadas

Se trata de accesorios que dejan pasar la luz útil al tiempo que eliminan los reflejos. Por sus características, son las preferidas de los conductores asiduos, los esquiadores, los pescadores y de cualquiera que, como tú, desea tener una visión privilegiada mientras está al aire libre.

Cómo funcionan las lentes polarizadas

El polarizado consiste en un filtro solar químico que se aplica sobre la superficie de las lentes. Esta capa fina se compone de moléculas alineadas de tal forma que puedan bloquear parte de los rayos solares.

Funcionan de forma parecida a las persianas de una ventana, las cuales solo dejan entrar la luz a través de las aberturas. En lo que respecta a las gafas polarizadas, dichas "aberturas" son paralelas a los haces verticales.

Lo anterior quiere decir que las lentes permiten el paso únicamente a los rayos que llegan cuando el sol brilla por encima de los ojos del usuario. Por otro lado, ponen una barrera a las ondas luminosas que se reflejan en distintas superficies y viajan en forma horizontal.

Este funcionamiento ocasiona que la imagen que ves cuando usas las gafas Psycho sea un poco más oscura de lo normal, pero no demasiado como para interferir con la visión. Al contrarrestar el deslumbramiento, es posible apreciar los objetos que tienes frente a tus ojos con mayor claridad y nitidez. Al mismo tiempo, se reduce en gran manera el problema de la fatiga visual, aun después de pasar varias horas expuesto al sol.

Cómo limpiar lentes polarizadas

Al estar a merced de los elementos, las gafas de sol necesitan mantenimiento regular. Si aprendes a limpiarlas de la forma adecuada, nada entorpecerá tu visión. Las siguientes recomendaciones te permitirán mantener tus lentes como nuevas.

Frota con un paño de microfibra

Cuando tus gafas se ensucian, resiste la tentación de limpiarlas con tu ropa o con un papel. Estos materiales son ásperos y tienen partículas que pueden rayar la superficie de las lentes.

Es mucho mejor tener a la mano un paño de microfibra limpio. Al momento de lavarlo, evita usar suavizante para telas, ya que algunos de sus componentes pueden dañar el polarizado.

Lava con agua

Todas las gafas polarizadas son a prueba de agua. Por lo tanto, puedes mojarlas sin ningún problema para quitar las manchas y el polvo. Lo más aconsejable es ponerlas directamente bajo un chorro de agua tibia.

Si las lentes están especialmente sucias, puedes frotarlas con un paño de microfibra mientras las lavas, teniendo cuidado de no aplicar más presión de la estrictamente necesaria.

Utiliza un producto de limpieza adecuado

Existen otras alternativas con las que hay que tener especial cuidado, ya que pueden terminar por disolver el polarizado. Así que nunca apliques limpiacristales, detergente para platos, jabón líquido ni cualquier otro producto que pueda llegar a ser abrasivo para las lentes.

Es recomendable utilizar un limpiador de lentes cuyo valor de pH sea mayor a 5,5 y menor a 8, o que su fórmula contenga un porcentaje de alcohol inferior al 5 %.

Ahora bien, una buena manera de mantener tus lentes en óptimas condiciones es evitar que se ensucien y rayen en primer lugar. Para ello, debes guardarlos siempre en un estuche protector donde las lentes no puedan sufrir ningún tipo de daño.