La postura correcta en la bici: los errores más comunes

El ciclismo es un deporte muy gratificante y beneficioso para nuestra salud. Todos los que lo practicamos lo tenemos claro. Sin embargo, hay una cosa que no todos los ciclistas -ya sean principiantes o avanzados- tienen clara y es la importancia de la postura cuando montamos en bici.

¿Realmente es tan importante la postura sobre la bicicleta?

Más de lo que muchos, especialmente los más principiantes, ciclistas pueden imaginar. Una postura correcta sobre nuestra bici tiene un gran impacto en:

  • La eficiencia del entrenamiento.
  • La prevención de dolores musculares, especialmente de espalda.
  • La prevención de otro tipo de lesiones derivadas de la práctica del ciclismo.
  • Evitar accidentes.

¿Cómo mejoro mi postura sobre la bicicleta?

Elige bien el tamaño y ajuste de tu bicicleta

Las bicicletas tienen talla. Si eres muy nuevo en este mundo esto igual te sorprenda, pero es así. No es lo mismo una bicicleta para un ciclista de 165 cm que una bicicleta para un ciclista de 190 cm. A veces por aprovechar una bici que nos regalan o que heredamos de alguien, resulta que no es de nuestra talla. Esto provoca que la postura no sea la adecuada.

Si no estás seguro de que talla de bici necesitas, busca la ayuda de profesionales en una tienda de bicis reputada, donde tomen tus medidas y puedan aconsejarte bien.

La importancia de los codos

Un error muy común de principiantes y no tan principiantes es no prestar atención a la posición de los codos. La tendencia es llevarlos totalmente rígidos cargando el peso sobre ellos y a su vez sobre el manillar. Lo correcto es llevar los codos flexionados, esto aportará más estabilidad y control sobre la bicicleta.

Y de los codos a los hombros

Si los codos son importantes, los hombros no lo son menos. Hay que llevar una postura que permita a los hombros permanecer relajados. Si los hombros van en tensión la postura no es correcta, empezaremos a notar molestias con el paso de los kilómetros y podemos sufrir contracturas musculares.

Y también la espalda…

Continuando con la cadena muscular, es también importante mantener la posición correcta de la espalda. No debemos de curvarla ni hacia dentro -sufriremos dolor lumbar- ni hacia afuera. La columna debe de permanecer relajada y estable. Para mejorar la postura de la espalda conviene tener un buen tono abdominal.

Entrena los músculos de forma global

Si quieres mantener una postura correcta en tu bici debes entrenar todos los grupos musculares, no solo las piernas. Si tienes músculos débiles estos acabarán cediendo su función a otros grupos musculares más entrenados, variando la postura óptima. Complementa tu entrenamiento sobre la bici con entrenamientos de pesas o calistenia para tener un cuerpo equilibrado.  

No olvides la flexibilidad

Al igual que la fuerza y la resistencia, la flexibilidad es una cualidad física que no debemos descuidar. Tener unos músculos flexibles previene el riesgo de lesiones, mejora el equilibrio corporal y nos ayudará a corregir posturas. El pilates y el yoga son dos excelentes ejercicios para mejorar la flexibilidad y la postura.

Ajusta bien manillar y sillín

De los errores más comunes. Cuando pedaleas, tu pierna debe de quedar prácticamente estirada en el punto más bajo del pedaleo, de esta forma aprovecharás todo el movimiento. Es frecuente ver a ciclistas aficionados con las piernas excesivamente dobladas, algo que deben corregir.

Estos consejos seguro te van a ayudar a adoptar una postura mejor en la bici, pero queda el más importante de todos: enfoque. Es evidentemente que el primer día no vas a poder pasar a tener la postura perfecta. La clave es concentrarse en ir corrigiéndonos poco a poco. Cada vez que notemos que estamos fallando en algo, aplicaremos pequeñas correcciones. A largo plazo desarrollaremos la memoria muscular y conseguiremos una postura óptima.