La alimentación para carreras de montaña

Las carreras son un verdadero desafío para cualquier persona. Existe una demanda bastante alta de ejercicios y preparación de esta disciplina, para garantizar así un rendimiento óptimo. Sin embargo, no basta con ir al gimnasio o madrugar cada día. Seguramente, lo realmente vital es la dieta que se adopte en pro de una carrera particular. 

Cuando se habla de correr, se compromete un porcentaje alto de la reserva calórica, sin hablar de las grandes cantidades de energía que se necesitan para lograr el objetivo de rebasar la meta final. Las grasas del cuerpo, son el gran combustible de unos músculos que gritan por piedad, dentro de esas carreras que pueden ser de unos 10 km de distancia como promedio. 

Fundamental para los runners

Entendiendo la naturaleza de este deporte, como ocurre en muchos que requieren resistencia durante tiempos prolongados, existen algunas conductas alimenticias por adoptar, que son defendidas como el ABC por muchos médicos, en pro de este tipo de disciplinas atléticas.

Variedad alimenticia, contra la pérdida de peso

Este puede ser el gran pilar, hablando aún en general. Una alimentación variada, debe ir de la mano con un monitoreo del peso corporal. De esta forma, se puede medir si se está comiendo en la mejor medida, y que no se estén excediendo límites en aumento o reducción. 

Antes de todo, se debería procurar entender cuál es el peso ideal, en caso de tener que alterarlo. Ya en la medida de peso que satisface la expectativa, se debe cumplir con la misión de mantenerlo como siguiente paso. Así se da con una primera gran garantía de éxito desde la alimentación, y en el proceso se pueden saber cuáles y cuántos deben ser los alimentos recurrentes. 

¿Cuáles son los alimentos más adecuados para las carreras? 

Los yogures

Este es el aporte de calcio y vitamina D, que se complementará perfectamente con algunos otros alimentos de la lista. Estos son ricos en prebióticos, y si se pueden consumir naturales, serán garantía de un rendimiento mejorado. 

Los pescados azules

No todos los pescados son adecuados, para estos casos es mejor centrarse en la familia de atunes, sardinas y salmón. Aparte de ser pilares en otorgamiento de proteínas, son grandes los aportes en grasas que vienen del Omega 3, almacenadas en el tejido adiposo para tener energías durante el día de carrera, o bien de entrenamientos. 

Las ensaladas de mucha variedad

Cuanto mejor mezclen las hortalizas y verduras, mayor cantidad de fibra, minerales y vitaminas obtendrá el corredor. Poco se dice la fuente de agua que sale de estos platos, y es muy importante para mantener fresco al organismo. 

Si los alimentos de la ensalada están en estado crudo, será mucho mejor, para mantener la pureza de sus aportes nutricionales. Se requiere en las ensaladas, que no vayan solas, sino acompañadas como un contorno de platos principales. Un plus que nunca sobraría, vendrá del aporte de aceite de oliva por su vitamina E.

Las nueces

Como ocurre con el pescado azul, es una importante fuente del omega 3, y se traduce así en un aportador de energía de importancia superlativa. Las nueces, son además proteínas de estado vegetal. Se pueden adoptar dentro de la dieta como antojos, o bien como acompañantes en desayunos en que se puede usar la nuez como acompañante de platos cremosos como yogur o cereales. 

Los cítricos

La vitamina C es la clave en este caso, con frutas como la naranja, la mandarina, las fresas o el kiwi. Son vitaminas hidrosolubles que tienen como gran aporte en el organismo, promover la síntesis del glucógeno muscular, que lleva a las grasas a tener una participación idónea en aportes de energía durante la actividad de correr. Sumado a lo anterior, se sabe que este tipo de frutas desempeñan un rol significante en el proceso antioxidante del sistema inmune. 

Alimentación que sirva de combustible

Pocos corredores han tenido en cuenta, que lo que más amerita su dieta es que se consuma abundancia de proteína y carbohidratos. Es sabido que cualquier deporte que desafía a la resistencia, encuentra en la energía de grasas el mejor de los combustibles.

La mejor manera de mantener este tanque de combustible lleno, es con la inclusión de carbohidratos y proteínas. Esto repara un tejido muscular dañado por la evidente sobrecarga de exigencia que requiere un corredor para sobresalir, y blinda al tejido de las posibles oxidaciones. 

Es una forma menos convencional de carrera, y por su terreno irregular un caso algo más retador, como peligroso para zonas de las articulaciones. Sin embargo, puede ser superado por medio de una dieta similar a la mencionada en carreras planas. Correr por senderos, es un enorme aporte para la competición en plano, y debe ver un aumento en su práctica, de la abundancia de todos los alimentos enlistados, teniendo un incremento significativo de hidratación, si vale acotar.