Guía para empezar en ciclismo

Uno de los deportes más épicos que existen, ejemplo de esfuerzo y superación y en el que se forjan grandes gestas, es sin duda el ciclismo. Es un deporte mítico y que después del confinamiento ha ganado muchos adeptos ávidos de ponerse en forma… 

Pero a muchos de estos nuevos practicantes les surgen mil dudas a la hora de iniciarse, y aquí contestaremos a algunas de las más frecuentes.

¿Qué tipo de bici elijo?

Esta es una gran pregunta y generalmente la primera que nos tenemos que hacer ¿Cuál es la bici ideal para mí? Pues depende, especialmente del terreno por el que vayas a circular.

Bicicleta de carretera

Están pensadas para rodar rápido en zonas asfaltadas. La posición sobre ellas es más agresiva, con el cuerpo inclinado hacia adelante para favorecer la aerodinámica y la potencia de pedalada. Son ideales si tienes pensado rodar por carreteras o carriles bici pavimentados y quieres desarrollar la velocidad y la potencia.

Mountain Bike / Bicicletas de montaña

Con una posición más vertical del cuerpo para conservar el equilibrio en zonas escarpadas, ruedas con tacos y más anchas. Además cuentan con horquillas con suspensión (en gamas bajas podrían no llevarlas. Estas bicicletas están pensadas para los que quieren circular por la naturaleza, en caminos no pavimentados de tierra.

 Mixtas

Para los ciclistas todoterreno, esos que un día pueden circular por el carril bici de su barrio, pero al siguiente se atreven con una ruta de montaña suave. La posición suele tender a ser como la de una bici de carretera, pero las ruedas pueden tener tacos finos para favorecer el agarre en firmes sueltos. Valen para todo, pero no están especializadas, cuidado donde te metes con ellas.

¿Las bicis tienen talla?

Es posible que si acabas de iniciarte en el ciclismo desconozcas que las bicicletas también tienen talla. A la hora de elegir la talla de tu bici tienes que fijarte en las dimensiones del cuadro, las pulgadas de las ruedas, la altura del sillín con respecto a los pedales (esto es importante para optimizar la posición de la pedalada), la altura del manillar, etc.

Lo mejor si no tienes muchos conocimientos es que acudas a un profesional para que te asesore a la hora de elegir la talla de la bici.

Reglajes

Una vez que hemos elegido la talla adecuada y el tipo de bici que necesitamos toca ajustarla ¿Cómo? Deberás buscar una posición que te sea cómoda, pero es una buena idea que pidas ayuda a alguien que sepa. 

Podría ocurrir que te encuentres cómodo en una posición determinada y que no sea la adecuada. Por ejemplo, un error muy frecuente es llevar el sillín demasiado bajo y no estirar la pierna lo suficiente, esto conduce a poca eficiencia energética y en el largo plazo podría ocasionar lesiones.

Accesorios

Para practicar el ciclismo de forma adecuada además de la bici necesitaremos algunos accesorios, tanto de seguridad como para estar más cómodos. Los principales son:

  • Casco: imprescindible para protegernos en caso de caída.
  • Culotte: ayuda a proteger la entrepierna con un acolchado específico.
  • Luces: por si nos sorprende la noche o pasamos un túnel.
  • Catadióptricos: son reflectores para que los vehículos nos vean en la distancia.
  • Bidones: para llenarlos de agua y/o bebidas energéticas.
  • Gafas: para protegernos de ramas, insectos y, lo más importante, el sol.
  • Herramientas y repuestos: es una buena idea llevar una cámara de aire adicional y un pequeño set de herramientas para cambiarla en caso de pinchazo.
  • Bolsa: una pequeña bolsa para guardar las herramientas, las llaves, etc.

Busca compañía

Y como en todos los deportes, es una gran idea buscar compañeros de entrenamiento. Puedes apuntarte a un club, hablar con vecinos o convencer a algún amigo. Los entrenamientos en compañía siempre ayudan a motivarnos.