Freestyle Scootering, el deporte urbano de moda

En los últimos tiempos, los patinetes se han convertido en el medio de transporte ecológico y juvenil de moda. Los modelos más populares tienen una autonomía de hasta dos horas, alcanzando una media de 20km/h. Esto es que por lo general puedes desplazarte al trabajo o al colegio sin gastar combustible.

Pero no solo son el medio de transporte trend. Y es que estos pequeños vehículos son la base de un deporte urbano, que cada vez tiene más adeptos: el freestyle scootering.

¿Qué es el Freestyle Scootering?

Se trata de un deporte extremo inspirado en el skateboarding y el BMX en su modalidad de freestyle. El primero consiste en realizar diversas piruetas en una tabla de "skate" o monopatín. El BMX por su parte, es una modalidad del ciclismo. En esta se desarrollan varios trucos a bordo de una bicicleta cross con ruedas de 20 pulgadas de diámetro.

Si mezclas el skate tradicional con el BMX, el resultado sería el Freestyle Scootering. Al menos a grandes rasgos. Y es que, se trata sencillamente de hacer todo tipo de acrobacias, saltos y piruetas con un patinete.

¿Cuál es su origen?

Los patinetes artesales vienen de lejos. Sin embargo, no fue hasta la década de los 90 que Gino Tsai comenzó con su distribución a gran escala. Al principio no tuvo mucho éxito. Pero a finales de la década, estos pequeños vehículos se hicieron muy populares en California, por supuesto. Y ahí empezó a extenderse a otros estados de EE. UU gracias a la creación del equipo Razor y un video promocional titulado "Razor Evolution".

Uno de los patinetes más emblemáticos vio la luz en el año 2000, cuando la compañía Razor USA lanzó al mercado su primer modelo. Con el tiempo, la firma estadounidense creó distintas versiones del producto. Eran versiones personalizadas de sus productos. Estas incluían compuestos de piezas propias y de otros fabricantes.

Pero su uso fue más allá de un medio de transporte. Y es que algunos comenzaron a usarlo de forma más deportiva, creando el freestyle. En 2006, tuvo lugar el primer campeonato de freestyle scootering en San Diego. Desde ese momento, han surgido varios fabricantes que han añadido mejoras a su desarrollo y ergonomía.

Otro hito importante ocurrió en 2011. Fue cuando se fundó la International Scooter Association (ISA). Al año siguiente, se celebró el primer campeonato mundial de freestyle scootering.

¿En qué consiste el freestyle scootering?

En sus orígenes los trucos eran más sencillos. Se hacían pequeñas acrobacias, como saltos o deslizar sobre barras. Pero pronto estas acrobacias se empezaron a quedar cortas para los riders. Así que comenzaron a complicarlas: incluyeron saltos de hasta 720 grados (dar dos vueltas completas sobre tu propio eje vertical), "backflips"...

Además, según el deporte ganaba adeptos, se empezaron a crear varias disciplinas distintas.

Park

Como su nombre indica, esta modalidad de scootering se practica en parques. Las acrobacias y trucos se realizan usando como base las estructuras de los parques. Esto pueden ser rampas, barandillas, bancos... Por otro lado, hay complejos especialmente acondicionados. En estos, los riders principiantes pueden aprender las bases del freestyle scootering. También son el lugar idóneo para que los más experimentados practiquen y desarrollen su estilo.

Street

Este tipo se practica en vías públicas. Utiliza estructuras frecuentes en calles, como escaleras, barandillas, zanjas, badenes... Los riders más creativos pueden usar casi cualquier elemento para sus trucos.

Flatland

Para algunos el estilo más puro. En esta modalidad no hay ayudas estructurales. Solo se necesita una superficie plana. Ya sea una cancha deportiva, un aparcamiento o un descampado. Y aquí hacer acrobacias usando tan solo el patinete y el cuerpo.

Los trucos más populares del Freestyle Scootering

Saltar: es lo primero que debes de aprender. El salto es la base para todos los trucos sobre el patinete. No es que sea un ejercicio muy complicado, pero requiere de cierta técnica. Se debe dominar antes de acometer trucos más avanzados si no queremos “besar suelo”.

Rampas: Otro de los trucos básicos, pero que hay que dominar desde el principio. Hay que controlar bien las bajadas para evitar caídas.

Manual: Consiste en elevar la parte delantera del patinete y cargar el peso en la parte trasera. Para ello, se debe tomar impulso y colocar ambos pies en la parte trasera del patinete. Desde ahí, tirar ligeramente del manubrio mientras te inclinas hacia atrás.

Hacer “grind”: Con un pequeño salto subimos al borde de una plataforma o una barandilla. Aquí deslizamos la tabla por esta unos metros.

Tailwhip: Se trata de hacer girar el patinete sobre el eje del manillar. Mientras saltamos y que vuelva a quedar bajo nuestros pies. Para ejecutarlo correctamente, salta tan alto como puedas. Patea la plataforma del patinete con uno de tus pies, y cae sobre ella con las rodillas flexionadas.

360º: En este caso, giramos con el patinete sobre nuestro propio eje vertical. Antes de afrontar un 360º puedes empezar por hacer un 180º. Esto es sencillamente mediante un pequeño salto dirigir el patinete al lado opuesto.

720º: La siguiente evolución al 360. En este salto, tenemos que dar dos vueltas completas en el aire sobre nuestro eje vertical. Es un truco para practicantes avanzados.

¿Se puede considerar un deporte para estar en forma?

No importa si solo usas la scooter para ir al trabajo o desplazarte por la ciudad. Aunque no la uses para hacer trucos, ya estarías realizando un cardio de bajo impacto. Esto es, que opdrás elevar tu ritmo cardíaco sin tensar las articulaciones.

Incluso se podría hablar de un cardio variable. Ya que, mezcla el entrenamiento cardiovascular de ritmo constante con un entrenamiento HIIT. Por lo que sí, puede ser un deporte que te ayude a trasladarse y mantenerte en forma. Pero siempre dependiendo de tus objetivos.

Si quieres incluir ese entrenamiento HIIT, tendrás que subir una cuesta. Y es que al tener que hacer movimientos más cortos en menos tiempo para la subida, aumentarás el ritmo cardíaco. También puedes utilizar unas ruedas más gruesas. Estas te supondrán un mayor esfuerzo avanzar, y así alcanzar un alto ritmo cardiovascular.

Freestyle Scootering como motivación

Este deporte puede estar enfocado también a aquellos a los que les cueste incorporar el ejercicio a su día a día. Si cambias el coche por el patinete en trayectos cortos, ya es un paso. Puedes alcanzar una pequeña victoria para seguir avanzando.

Y es que, una vez te enganches podrás ir mejorando con tu scooter a distancias más largas. No solo se convertirá en tu medio de transporte habitual para desplazarse de un sitio a otro por la ciudad. También podrás ir probando trucos para mejorar tu entrenamiento sin que apenas te des cuenta.