¿Es seguro hacer paracaidismo?

Se le considera deporte de riesgo ya que lanzarse de un avión en marcha a varios miles de metros de altitud es -cuanto menos- impresionante, pero… ¿Realmente hay tanto riesgo en el paracaidismo como la mayoría de la gente cree? Lo cierto es que no. La caída libre es uno de los deportes con mayor índice de seguridad de cuantos existen. Y los datos lo avalan.

¿Cómo se determina la seguridad de un deporte?

Para determinar cómo de seguro es un deporte se deben de tener en cuenta dos cosas: las lesiones derivadas de su práctica y las fatalidades acaecidas debido a la misma.

Si bien en algunos deportes las lesiones a veces son producidas, no por la peligrosidad del deporte en sí, si no por la falta de formación para la práctica o la utilización de equipo insuficiente o deteriorado. En otros deportes las lesiones son practicamente inevitables debido a la propia naturaleza del deporte en sí. Deportes como las artes marciales, el boxeo o el fútbol americano conllevan un riesgo de lesión elevado de forma inevitable.

Comparativa de seguridad de la caída libre respecto a otros deportes

Boxeo

Un deporte donde las lesiones son inherentes, ya que de eso se trata, de golpear a tu rival. Según los registros el boxeo cuenta con un ratio de lesiones que necesitan asistencia -en mayor o menor escala- de un 17,1 %, lo que significa que en cada 100 combates de boxeo 17.1 veces uno de los púgiles acaba lesionado.

El ratio de lesiones en la caída libre de acuerdo a USPA (Asociación Estadounidense de Paracaidismo) es de 1920 lesiones por cada 3.5 millones de saltos, lo que arroja un ratio de 1 lesión cada 1806 saltos. Un registro infinitamente más bajo que en el caso del boxeo. Otro dato que avala la seguridad de la caída libre con respecto al boxeo es el ratio de fatalidades. Mientras se estima que entre 1890 y 2011 un total de 1604 boxeadores perdieron la vida en el ring, la USPA estima que 11 paracaidistas pierden la vida por cada 2.8 millones de saltos, lo que eroga una ratio de 0.39 muertes por 100.000 caídas. Es más probable recibir el impacto de un rayo paseando por la calle.

Gimnasia

Aparentemente un deporte seguro al tratarse de un deporte individual, en el que no hay un oponente al mismo tiempo que otro en la pista. Nada más lejos de la realidad, la gimnasia es un deporte fuente de un gran número de lesiones. Entre 2001 y 2011 se realizó un estudio que arrojó una escalofriante cifra de 8.78 lesiones por cada 1000 atletas masculinos y 9.37 lesiones por cada mil atletas mujeres. Las zonas de mayor incidencia de lesiones suelen ser: manos y muñecas (hombres) y pies y tobillos (mujeres).

Aunque no es un deporte donde se produzcan muchas fatalidades, si que ha habido algunas lesiones de extrema gravedad, como roturas de la espina dorsal o el cuello que han causado parálisis temporales o definitivas a los gimnastas.

Cheerleading

Y para terminar las comparativas, vamos con un dato extremadamente sorprendente. Si bien las animadoras dan un toque de color en las competiciones deportivas, es un deporte muy serio y que todos los años produce un gran número de lesiones graves, especialmente en EE.UU. Desde torceduras en las articulaciones hasta conmociones cerebrales, traumatismos craneoencefálicos o fracturas vertebrales, este deporte se cobra todos los años un buen puñado de víctimas. El ratio de lesión de los practicantes de esta disciplina es de 1.4 lesionados por cada 1000 practicantes.

Como puedes ver, en ocasiones el peligro está donde menos lo esperamos y las prácticas aparentemente más peligrosas son las más seguras, eso sí, siempre y cuando respetemos todos los protocolos de seguridad.