Entrenamiento de base: ¿por qué es importante?

Para muchos ciclistas, cuando acaba el otoño y comienza el invierno es la nueva temporada de entrenamiento, por lo que comienzan con un entrenamiento básico. Este entreno de base pretende asentar las bases en cuanto a la aptitud física y las capacidades para poder progresar hasta un entreno más especializado en las siguientes fases. 

Este comienzo supone centrarse en la capacidad aeróbica, la resistencia muscular y la capacidad de potencia sostenida. Además, se entrena el sistema energético aeróbico, y preparas tu cuerpo para asumir niveles de trabajo mayores en los próximos meses, estableciendo buenos patrones motores y preparando tus tendones para el estrés. Pero, ¿por qué necesitas un entrenamiento de base? ¿es cierto todo lo que dicen?

Fortalecimiento de la resistencia

El objetivo principal del entrenamiento de base es forzar y desarrollar el sistema de energía aeróbica y la resistencia muscular. Este sistema es el que se encarga de dar combustible al cuerpo durante todos los esfuerzos de resistencia y actividades sostenidas. Todo aquel esfuerzo que tenga una duración de más de tres minutos, se provee del sistema energético. Y por su parte, la resistencia muscular es la capacidad que tienen los músculos para tener una potencia sostenida durante largos periodos de tiempo.

Estas capacidades se utilizan mucho, pero es necesario que se entrenen de una forma estructurada para las actividades que se van a desarrollar, por lo que lo primordial es entrenar y fortalecer estas capacidades. Una vez que están preparadas para lo que viene, se comienza con el trabajo anaeróbico y de VO2 Max de mayor calidad. Establecer este entrenamiento básico de una forma estructurada, será clave para tu progreso.

Intensidad progresiva

En esta nueva temporada de entrenamiento, también se le debe dar importancia a la preparación mecánica para entrenamientos más duros, intensos y con mayor estrés. Este entrenamiento de base puede servir para adaptarse a la carga de trabajo posterior, pero empezando con una baja intensidad. 

Además, puedes ayudar a prevenir las lesiones, asegurándote de que tu cuerpo está físicamente preparado para una carga de trabajo más intensa. Si esta intensidad la aumentas sin una progresión adecuada, tus articulaciones se van a ver resentidas. Es el momento para establecer unos buenos patrones motrices y aumentar la carga de trabajo a largo plazo.

Mitos del entrenamiento de base

Existen algunos mitos en referencia al entrenamiento de base, como puede ser que es posible omitir esta fase del entrenamiento si te sientes con fuerzas. Sin embargo, hay un motivo por el cual es mejor obviar este mito, y es que a no ser que vuelvas a realizar el entrenamiento de base cada pocos meses, tu forma física aeróbica subyacente tenderá de forma natural a disminuir con el tiempo. Por lo que, volver cada temporada al entrenamiento de base debe ser parte de tu rutina. 

Pero no solo eso, sino que la forma física a la que des forma en este primer entrenamiento, te ayudará a que cada temporada sea más fuerte y sólida. Aunque pueda ser un reto para tu paciencia el reconstruir la base aeróbica si ya estás en buena forma, merece la pena a largo plazo para que tu cuerpo no se resienta. 

Una carrera en la fase de inicio es una buena idea

Otro de los mitos que existen es que no se puede hacer una carrera durante la fase de entrenamiento de base, pero esto tiene algunos matices. No es malo aplicar cierta intensidad en este entrenamiento, sobre todo si eres un atleta experimentado. Incluso es posible realizar alguna carrera durante esta fase, sí, no tiene por qué ser contraproducente para tu progresión siempre y cuando no supongan un cambio brusco en cuanto a tu entrenamiento planificado.

Puedes correr durante el entrenamiento de base si te ayuda a motivarte, así como a elevar la consistencia y calidad de tu entrenamiento general. Pero estas pruebas no deben interferir en tu entrenamiento regular ni en los entrenamientos que tengas planificados. Además, si corres durante esta fase puede ser una oportunidad para experimentar con algunas estrategias de nutrición o tácticas de carrera que quieras probar para la nueva temporada.

Repite el entreno de base

Aunque hay quien cree que no es bueno repetir esta fase de base, lo cierto es que sí se puede y además puede ser beneficiosa para la progresión. Normalmente la fase normal de progresión de la nueva temporada conlleva siete meses, en los que pasarás por el entrenamiento de base, el de construcción y el de especialidad.

Sin embargo, si tienes unas semanas adicionales puedes utilizarlas para el entrenamiento básico, así podrás reforzar y establecer una base mucho más sólida que te permita una progresión más lenta y segura hacia una temporada llena de posibilidades.