El triatlón y la diabetes, ¿excluyentes entre sí?

Es posible establecer como horizonte al triatlón, aunque sea teniendo diabetes. Esta práctica te brindará muchos beneficios para tu organismo, entre ellos hacer que tu cuerpo sea más sensible a la insulina. 

Puede ser incluso que logres disminuir las dosis de insulina necesarias. Es necesario tomar todas las precauciones necesarias antes, durante y después de la carrera. De hecho son más cuidadosos que el resto de los competidores. En primer lugar esta actividad exige la enseñanza adecuada sobre la regulación de la glucemia durante los entrenamientos. 

Además se debe conocer la cantidad de insulina que se requiere, la cual estará relacionada a alguna de las disciplinas practicadas y el tiempo de entrenamiento, o de la competencia.

Llevar a cabo este gran desafío te permitirá conocer aún más tu cuerpo y su funcionamiento, así como sus verdaderos alcances. Al poner tu organismo a prueba durante distintos entrenamientos, ejercicios, intensidad y tiempos, tendrás el conocimiento necesario para tener bajo control a la enfermedad. 

De hecho existen muchos deportistas triatletas, con años de experiencia, que señalan al triatlón como el deporte que les permitió un mayor control y equilibrio.

Controles específicos

En primer lugar es necesario no sólo regular la glucemia, sino aprender la manera correcta de hacerlo. Parece algo obvio, pero no hay que olvidar que no será necesario el mismo nivel para un día normal, que para un día de entrenamiento. 

El nivel de insulina a utilizar debe medirse según la exigencia y el tiempo transcurrido de la disciplina a practicar, según si es carrera a pie, ciclismo o natación. No debe faltar en ningún momento el medidor de glucosa en sangre, que todo diabético debe tener en su vida diaria. Este tipo de control debe ser frecuente, especialmente durante los primeros entrenamientos.

Al momento de practicar natación debes tener a la mano una o dos botellas de dosis energética a fin de incorporar los carbohidratos necesarios. También se puede optar por una boya de seguridad para transportar tus dosis de energía, o bien elegir un cinturón de geles. 

En concordancia a esto, durante el ciclismo también debes de llevar el mismo equipo, para evitar que se produzca una hipoglucemia en cualquier momento del entrenamiento, o de la competencia.

Para el día de la prueba, la atención sobre los controles se debe incrementar por seguridad. Es muy útil aprender a escuchar tu cuerpo ya que siempre te brinda las señales necesarias para informarte lo que está sucediendo. 

El control de la glucemia en las hormonas T1 y T2 no debe faltar, y es recomendable comenzar con pruebas de una exigencia y duración para principiantes. Al momento de iniciar la competición la glucemia no puede ser menor a 70 o mayor que 250. Si es que no tienes más de 70 entonces podrás consumir algo de azúcar. 

Para aquellos casos en que la glucemia es mayor a 250 es recomendable administrar la insulina habiendo medido las cetonas presentes en la orina.

Después de iniciar la carrera sería bueno realizar una medición cada media hora para verificar el nivel de glucosa en sangre, si la exigencia de la actividad física es considerable. En cambio si es entre moderada o leve, el control se puede hacer a cada hora. 

Finalizada la competencia, a través de las próximas doce horas el control debe hacerse cada tres horas.

Pruebas médicas precompetitivas

Se necesita que la persona que desee participar en una competencia triatlón realice algunos chequeos y asesoramientos médicos, como una exploración física completa, análisis de neuropatías, electrocardiograma, examen de pies, incluyendo una historia clínica. 

Una de las causas frecuentes de muerte de los deportistas que tienen más de treinta y cinco años se relaciona a algún tipo de enfermedad de las arterias coronarias, se tenga o no diabetes. 

Para aquellos que tienen diabetes con más de treinta y cinco años, o quién tiene veinticinco años y más de diez con la enfermedad, es probable que se les solicite pruebas de esfuerzo y un ecocardiograma. La diabetes sigue siendo uno de los principales factores de riesgo que dan lugar al desarrollo de la enfermedad.


El triatlón, la puerta a una mejor vida

Mucha gente se ha propuesto conseguir llegar a una o varias metas en una carrera de triatlón y lo ha logrado. Las personas que tienen diabetes no tienen contraindicada ninguna actividad física, sino que simplemente deben tener mayores controles médicos y más cuidados personales. 

La medicina logra mejorar todos los días las técnicas de control y los tratamientos para esta enfermedad. Está comprobado científicamente que el deporte nos ayuda a llevar una mejor vida, incrementando los niveles hormonales como serotonina, endorfinas y demás. 

El carr que otorga el deporte, especialmente uno tan intenso como el triatlón, es esencial para conseguir una mejor calidad de vida, así como un mayor control sobre la enfermedad.