Distancias en el Triatlón: Larga Distancia

Cuando nos referimos a la categoría larga distancia en el triatlón, estamos mencionando una de las pruebas más difíciles que existen. Se la considera como la siguiente prueba a la distancia media. Por lo tanto, tiene algunas diferencias con esta otra categoría, así por supuesto como con todas las demás. 

Más allá de que las tres disciplinas son las mismas en todas las categorías, las distancias van variando según cada carrera o prueba en particular. Incluso en algunas disciplinas las distancias pueden ser las mismas con la categoría media distancia. 

Entonces, la categoría larga distancia se puede considerar como una de las pruebas que hacen de un triatleta todo un profesional. En esta carrera la mayoría de los participantes ya tienen algún nivel de profesionalismo. Inclusive hay muchos de ellos que repiten este tipo de pruebas con el objetivo de obtener cada vez mejores tiempos y resultados. 

Esto significa que la categoría larga distancia no es una prueba para nada liviana, sino por el contrario se trata de una carrera que requiere un gran esfuerzo, un largo entrenamiento físico, y por supuesto una gran disciplina mental. Junto a ello, se requiere también un entrenamiento o ensayo de las transiciones. 

¿Qué es la categoría Larga Distancia?

Primero en principal, este tipo de categoría requiere por un lado de un largo entrenamiento físico y mental. Esto es debido a que se trata de una carrera que requiere de un gran desgaste. Esto hace necesario que la energía con la que cuenta cada participante sea administrada de forma precisa. 

Resultaría conveniente que cada participante consiga un entrenamiento con un ritmo superior a este tipo de prueba. Si bien esto resulta un poco complicado, ya que se trata de una prueba dura, al conseguir incrementar el ritmo por encima del de la competición, podría otorgarle al participante una determinada ventaja.

Por tanto, debemos mencionar específicamente la distancia cada una de las disciplinas, para conocer mejor la categoría de larga distancia. En primer lugar, al igual que sucede en otras categorías la primera etapa consta de la natación. Esta primera etapa resulta algo variable según cada una de las carreras, ya que se puede establecer entre 1 kilómetro y 4 kilómetros de natación. Por lo tanto, al comparar con la media distancia podemos darnos cuenta que aquí no hay una gran diferencia. 

Sin embargo, al mencionar la segunda etapa de la carrera, es decir el ciclismo, nos encontraremos con que se pueden establecer entre 100 kilómetros en bicicleta y unos 200 kilómetros. Por lo tanto, el término larga distancia se basa en esta segunda etapa, se establece hasta más que el doble de la media distancia. Esto da entender que el factor mental es una de las piezas claves para aquellos triatletas que pretenden conseguir el éxito a toda costa.

Por último, la tercera etapa de esta categoría del triatlón es la carrera a pie, la cual también consigue superar en gran medida a la misma etapa de la categoría media distancia. Considerando la distancia en la categoría anterior, aquí nos encontraremos con una carrera a pie que se establece hasta unos 42,2 kilómetros. Por tanto, sólo unos pocos conseguirán llegar a la meta si se trata de su primer carrera de larga distancia. 

Transiciones

Las transiciones en esta categoría del triatlón también es uno de los factores que se deben estudiar cuidadosamente. Un participante de esta categoría debe entender que durante las transiciones es probable que se den fallas, ya sea debido a un mal movimiento, o a una mala preparación del equipamiento a utilizar en la próxima etapa. 

Por tanto, aquellos que pretendan obtener el éxito en esta categoría deben entender que no deben dejar nada al azar, ni siquiera durante esta etapa intermedia. Como suceden en las demás carreras, en la categoría larga distancia también existen dos etapas intermedias. 

La primera transición será aquella en donde el participante deje la natación, para comenzar con la tapa del ciclismo. Por tanto, en la segunda etapa intermedia el participante deja a su bicicleta, ya que ha terminado la segunda etapa de ciclismo, para comenzar con la tercer y última etapa, es decir la carrera a pie.

En cada una de estas etapas intermedias, cada participante deberá dejar una parte del equipo, para procurar hacerse del equipo necesario para la siguiente etapa. Por lo tanto, resulta muy importante que cada participante ensaye esta etapa intermedia, debido a que un mal movimiento podría producir una lesión, una fatiga muscular o incluso un calambre. Por supuesto que esto resulta ser perjudicial para el resultado final de la carrera.

Esta categoría se considera dentro del terreno de los triatletas profesionales. Es por eso que, si quieres uno de ellos, entonces debes entender que un entrenamiento duro, una disciplina mental y el no rendirse nunca, podrán conseguir que tu próxima meta sea un logro conseguido. ¡Tan sólo queda ponerse manos a la obra para alcanzar su siguiente triunfo!