Descubre la importancia de un buen calentamiento

Hay una parte de la rutina de los atletas profesionales que muchas veces es subestimada por quienes se están iniciando en la práctica de un deporte. Nos referimos al calentamiento. Es necesario conocer el por qué es necesario hacer ciertos ejercicios antes de realizar actividad física. 

Muchos corredores incorporan estos ejercicios de calentamiento tanto antes como después del entrenamiento o la carrera, el fin es tratar o prevenir la tensión de los músculos, a los que se somete a una sesión de ejercicio físico. Preparar los músculos para lo que viene, nos ayudará a conseguir que los resultados de nuestro entrenamiento sean más satisfactorios.

¿Realmente es necesario calentar?

Como su nombre lo indica, el calentamiento contribuye a incrementar la temperatura de los músculos. Su función principal es acondicionar el cuerpo para que pueda desempeñar un esfuerzo físico sin exponerse a sufrir daños o lesiones.

Por otro lado, el calentamiento prepara tu sistema cardiovascular y respiratorio. Así que esta fase previa es esencial para conseguir un mejor rendimiento.

¿Cuánto tiempo dura un buen calentamiento?

Puedes calentar antes de trotar, correr, jugar algún deporte, bailar, realizar una rutina de ejercicios, o llevar a cabo cualquier actividad que implique esfuerzo físico.

La duración del calentamiento depende de tu condición física, y de cómo de acostumbrado estás a hacer ejercicio. También varía de acuerdo con la actividad para la que necesitas preparar tu cuerpo. Como regla general, cuanto más desafiante sea, más largo e intenso deberá ser el calentamiento. De cualquier manera, no debería tomarte más de 10 o 15 minutos.

Calentamientos que no pueden faltar en tu rutina

Aunque en función del deporte que vayas a realizar, el calentamiento será diferente, hay ciertos ejercicios que son básicos y útiles para cualquier calentamiento. Recuerda que debes enfocarte en preparar los músculos que más vayas a usar en tu sesión deportiva. Aquí encontrarás los ejercicios más comunes que se suelen utilizar en un calentamiento. 

  • Trotar suavemente. Puedes comenzar caminando unos cuantos metros, y luego incrementar gradualmente la velocidad.
  • Mover las articulaciones. A fin de preparar las articulaciones, deberás realizar movimientos rotacionales del cuerpo y las extremidades, siguiendo un orden secuencial de la cabeza a los pies, y luego en sentido contrario. Es importante que muevas cada segmento (cuello, hombros, codos, muñecas, cadera, entre otros) durante 30 o 45 segundos.
  • Estiramientos musculares. Algunos ejercicios son muy efectivos para mejorar la flexibilidad del músculo. Tal es el caso de los saltos, las sentadillas, las torsiones y las flexiones. Es la parte más dinámica del calentamiento, pero se recomienda que no sean ejercicios muy exigentes para no fatigarse antes de tiempo.

¿Qué beneficios obtienes del calentamiento?

El principal objetivo del calentamiento, es preparar los músculos para los ejercicios que se van a realizar, y así evitar lesiones y obtener mejores resultados de la sesión de entrenamiento. Pero además, con esta pequeña sesión de calentamiento previa al ejercicio también podrás obtener algunos beneficios.

  • Incrementará el volumen sistólico. Esto quiere decir que tu corazón bombeará más sangre con cada latido. La frecuencia cardíaca aumentará y llegará más sangre por minuto a los músculos.
  • Preparará al sistema nervioso. Los cambios en el organismo provocados por el calentamiento también afectan positivamente el sistema nervioso. Aumentan la transmisión de estímulos, mejorando tu capacidad de atención y la coordinación en tus movimientos.
  • Aumentará tu destreza física. La aceleración del flujo sanguíneo contribuye, a su vez, a aumentar el nivel de oxigenación y de actividad pulmonar. También disminuye la tensión muscular e incrementa la fuerza.
  • Mejorará la elasticidad. El calentamiento hace posible que las fibras musculares aumenten su longitud. Gracias a ello, tus músculos tendrán un mejor rendimiento, contrayéndose y relajándose a mayor velocidad. Por lo tanto, el riesgo de sufrir un desgarro a causa de un movimiento repentino será menor.
  • Protegerá tus articulaciones. Calentar debidamente hace que fluya líquido sinovial de las articulaciones. Se trata de un lubricante y amortiguador natural que reduce la fricción entre los cartílagos y los tejidos articulares.

Está claro que el calentamiento debe ocupar una función muy importante en la rutina de cualquier atleta. Por consiguiente, si adquieres la costumbre de calentar antes de hacer deporte, siempre estarás listo para la acción.