Descubre la importancia de un buen calentamiento

Existe una parte de la rutina de cualquier deportista que en muchas ocasiones es subestimada, sobre todo por aquellos que empiezan a practicar un deporte. Hablamos del calentamiento, una parte que resulta fundamental para la realización de cualquier actividad física. 

Muchos runners lo incorporan tanto al principio como al final de los entrenamientos o las carreras. Y es que con esto se consigue tratar o prevenir las posibles lesiones que puedan surgir, la tensión que los músculos sufren durante la actividad física tienen que ser relajados para que una sesión de ejercicio físico no acabe con ellos. Preparar los músculos para cada entreno te ayudará a conseguir unos resultados más satisfactorios.

¿Es necesario calentar?

Su propio nombre lo dice, el calentamiento ayuda al aumento de la temperatura de los músculos. Su función es acondicionar o preparar el cuerpo para que sea capaz de realizar el esfuerzo físico que se dispone a hacer, pero sin exponerse a sufrir daños o lesiones.

Además, con la fase de entrenamiento, tu sistema cardiovascular y respiratorio también se prepara para cada sesión. Al fin y al cabo es fundamental si quieres realizar una sesión cómoda, con un buen rendimiento y evitando cualquier problema que pudiera surgir si tus músculos realizaran la actividad en frío.

¿Cuánto tiempo dura el calentamiento?

Un pequeño trote, una carrera corta, jugar a algún deporte, el baile o realizar una pequeña rutina de ejercicios. Cualquier tipo de actividad que suponga un esfuerzo físico puede ser un calentamiento. 

Su duración va en función a tu condición física, y cuáles son tus hábitos a la hora de realizar ejercicio físico. También varía según el deporte que vayas a realizar, si es más exigente o menos para tu cuerpo. Pero por norma general, unos 10 o 15 minutos sería el tiempo ideal para un buen calentamiento. 

Ejercicios de calentamiento básicos

Como ya hemos comentado, depende mucho del deporte que vayas a realizar así será el calentamiento. Hay diferentes ejercicios que son básicas y útiles para cualquier calentamiento. Lo primordial es que centres tus esfuerzos en preparar bien aquellos músculos que más vayas a trabajar en tu sesión deportiva. Aquí puedes ver algunos de los ejercicios más comunes que se suelen usar en un buen calentamiento. 

  • Trote suave: Comienza caminando durante unos cuantos metros, para luego incrementar de forma progresiva la velocidad.
  • Mueve las articulaciones: Con el fin de preparar tus articulaciones, tendrás que realizar movimientos de rotación del cuerpo y extremidades. Sigue un orden secuencial, desde la cabeza a los pies y al revés. Lo importante es que muevas cuello, hombros, codo, muñecas y cadera entre otros de los segmentos, durante un total de 30 o 45 segundos. 
  • Estira tus músculos: Hay algunos ejercicios que tienen una gran efectividad si lo que quieres es mejorar la flexibilidad de tus músculos. Estos pueden ser saltos, torsiones, sentadillas y flexiones. Esta es la parte más dinámica del calentamiento, por lo que es recomendable que no se trate de ejercicios muy exigentes para que no te fatigues antes de llegar al ejercicio real. 

¿Qué beneficios obtienes del calentamiento?

El objetivo de esta parte del entrenamiento es la preparación de los músculos para cada sesión, así como evitar lesiones y obtener mejores resultados. Pero, no sólo eso, y es que con estos minutos de calentamiento que debes realizar antes de cada entreno conseguirás otros tantos beneficios. 

  • Aumento del volumen sistólico: Esto es que tu corazón bombeara más sangre en cada latido. Tu frecuencia cardíaca irá aumentando y llevará más sangre por minuto a tus músculos. 
  • Preparación para el sistema nervioso: Los cambios que el calentamiento provoca en tu organismo serán beneficiosos para el sistema nervioso. Y es que aumenta la transmisión de estímulo, provoca una mejora de tu capacidad de atención así como la coordinación en tus movimientos. 
  • Aumento de la destreza física: Acelerando el flujo sanguíneo conseguirás aumentar el nivel de oxigenación y de actividad pulmonar. Además la tensión muscular disminuirá y aumentará la fuerza.
  • Mejora de la elasticidad: Con el calentamiento es posible que las fibras musculares aumenten su longitud. Gracias a esto, los músculos tendrán mejor rendimiento, ya que se contraerán y relajarán más rápido. Así el riesgo de que sufras un desgarro por un movimiento repentino será menor. 
  • Protege las articulaciones: Un buen calentamiento, el líquido sinovial fluirá mejor hacia las articulaciones. Esto es un lubricante y un amortiguador natural, con este se reduce la fricción que se provoca entre los cartílagos y los tejidos articulares.