¿Cuál es la mejor hora para correr?

Cuando empiezan a colarse los primeros rayos de sol, te estiras y sales a respirar el aire fresco de la mañana. Esto despeja tu mente y tu cuerpo, te sientes ligero y libre durante la carrera. Además, esta carrera a primera hora te dará un subidón para todo el día. Sin duda, un momento perfecto para salir a correr.

Pero cuando anochece, está todo tan tranquilo, el cielo oscuro crea ese ambiente de relajación solamente iluminado por la luna y las estrellas. No importa si tu día ha sido malo o bueno, toda la mala energía y el estrés acumulado se van en esa carrera. Después de soltarlo todo, una ducha y a dormir. Es la manera perfecta para terminar el día. Pero entonces, ¿cuándo es realmente la mejor hora para salir a correr?

Los beneficios de correr

La hora del día más adecuada para correr depende de varios factores. Hay personas que no son mañaneras y prefieren concentrarse en un entrenamiento más tardío. Otros simplemente no pueden hacerlo antes del trabajo o la escuela. Para algunos, correr por la noche es la forma perfecta de relajarse. Las preferencias están en cada uno, no importa la hora, siempre y cuando salgas, corras y cumplas tus objetivos. 

Sabemos que correr tiene una lista de beneficios para la salud. Ya sea la pérdida de peso o el aumento de la musculatura, pasando por la mejora del estado de ánimo y la autoestima, las ventajas son infinitas. Y estos beneficios seguirán estando sin importar la hora a la que lo hagas. 

¿Por qué correr por la mañana?

Las carreras matutinas suponen que tus objetivos ya los has cumplido y puedes continuar con otras cosas. Hay más posibilidades de que esta carrera la lleves a cabo, ya que no hay compromisos a esa hora. Sin embargo, a lo largo del día se pueden ir presentando otros planes que interfieran para realizar tu entrenamiento. 

Una de las razones por las que correr por la mañana es lo mejor es porque se queman más calorías. Hacer ejercicio por la mañana pone en marcha el metabolismo, así el cuerpo seguirá quemando calorías incluso después de terminar el entrenamiento. Además, esto puede suponer que elijas mejores alimentos, como tomarte un batido en lugar de un bollo.

También es de gran ayuda para aumentar la energía durante todo el día. Esta energía se traduce en una mayor concentración, algo muy beneficioso ya sea para el trabajo o para el estudio. 

Los contras de las carreras matutinas

Sin embargo, también existen algunos contras, tales como el propio hecho de tener que madrugar. Esto puede ser difícil, sobre todo en invierno cuando la cama te atrapa para huir del frío. Se convierte en un reto para uno mismo, y una mayor fuerza de voluntad. 

Además, las distancias largas están descartadas, ya que solo cuentes con un tiempo limitado antes de ir a trabajar o a estudiar. Por lo que, también influirá el entorno en el que vivas, si cuentas con parques o senderos en tu zona local.

¿Por qué correr por la noche?

Una carrera cuando cae el sol también cuenta con muchos beneficios. Es más fácil seguir un plan de carrera, ya que puedes programar este entrenamiento para cuando has terminado todos tus compromisos. Además, no tendrás que madrugar, solo continuar tu idea y acabarlo de la mejor manera posible. 

Uno de los mayores beneficios es que se convierte en una forma de desestresarse de todo lo que haya sucedido durante el día. Es momento para la reflexión, para olvidarse del estrés y tener un momento para sí mismo. Y es más fácil correr una distancia más larga, al no contar con limitaciones de tiempo. 

Correr por la noche también ayuda a socializar, ya que algunos compañeros de carrera pueden acompañarte. Es una hora más propensa para que la gente haya terminado con sus compromisos, y no tienen la dificultad de madrugar. El corredor también presta más atención a dónde y cómo caen sus pies, sin darse cuenta, intenta mejorar su zancada. 

Los contras de correr por la noche

Pero también tiene sus contras, y es que a esta hora es más fácil perder la motivación. Si has tenido un mal día, tal vez antes de ir a correr prefieras salir con tus amigos o simplemente descansar. 

Además, también tienes que contar con el equipo adecuado para correr por la noche, como es la ropa reflectante. Aunque no es un contra como tal, sí supone un coste adicional.

Por lo tanto, ambas horas son buenas para salir a correr, siempre que cumplas tus objetivos. Aquí entran tus preferencias y horarios. También puedes alternar entre una hora y otra, y ver qué se adapta mejor a ti. Al final, tienes que quedarte con los beneficios, que no entienden de horas, y con los objetivos que quieres alcanzar.