¿Con qué frecuencia debemos correr?

Cuando estás empezando en el running, o simplemente te vas a presentar a una competición por primera vez es normal que te surjan dudas. Como por ejemplo cuántos kilómetros deberías correr, si está bien entrenar todos los días, o incluso si dependiendo de la competición deberías variar la frecuencia del entrenamiento.

Lo más importante siempre es tener una buena planificación y organización, así como tener claro hasta dónde puedes llegar. Si estableces unos objetivos claros y realmente sinceros, tu evolución progresiva será totalmente satisfactoria. 

Un plan para tu entrenamiento de principiante

Si es la primera vez que te propones hacer running de forma asidua, es normal que no sepas cómo planificar todavía. Es por eso que te proponemos una fórmula para poder dar comienzo a tu planificación y aplicarla semana tras semana:

  • Running tres días a la semana: Es el mínimo que deberías tener en cuenta si quieres conseguir la condición física que estás buscando. Aunque con el tiempo deberías aumentar el tiempo si quieres un rendimiento óptimo, y participar en competiciones. Pero para empezar es suficiente.
  • Entrenamientos de fuerza: Con el fin de mejorar tu desempeño y evitar lesiones y sobrecarga de los músculos que ahora estás trabajando más asiduamente, deberás realizar un par de sesiones a la semana de fuerza. Estas incluyen rutinas que fortalezcan los músculos del tren inferior. Para ello te puedes valer de sentadillas y zancadas, por ejemplo. Aunque también es importante que realices ejercicios de core y dorsales.
  • Dos días de descanso: Aunque quieras llegar al objetivo que te hayas propuesto, no te olvides de que tu cuerpo necesita recuperar energías para seguir rindiendo adecuadamente. Por eso no debes sobrecargarlo con entrenamientos diarios, dale el respiro que necesita. 

¿Puede afectar el running de forma negativa?

Si llevas un estilo de vida saludable, no te causará daño alguno, todo lo contrario, te traerá más beneficios. Sin embargo, cualquier tipo de actividad física provoca un desgaste de nuestro organismo. Somos como una máquina que necesita mantenimiento y descanso para recuperar energía. 

También es de gran importancia mantener una postura adecuada, ya que evita lesiones y ayuda a conseguir unos mejores resultados. Para ello, deberías de tener la cabeza erguida y siempre con la mirada al frente. Relaja cuello y hombres, así como deberás doblar los brazos en un ángulo recto y empuña las manos. Para terminar, inclina el cuerpo hacia delante, flexionando ligeramente las rodillas, sin pasarte de 30 grados, y apoya el pie por completo en el suelo con cada zancada. 

Correr todos los días, ¿es bueno?

Salir a correr diariamente está bien si es lo que quieres y estás en buena forma. Es más, está demostrado que un trote corto o una suave carrera todos los días es de gran ayuda para el buen estado del corazón. Además, permite controlar y conservar el peso ideal, y mejora el estado de ánimo.

Pero si tu rutina va a ser esta, entonces tendrás que realizar más estiramientos y sesiones de movilidad. Esto permitirá a tu cuerpo resistir ante este nivel de exigencia. Aún más importante si estos entrenamientos son cada día más intensos. Como irás progresando y aumentando tus tiempos y resultados, necesitas compensar con los estiramientos. Estos tendrás que aplicarlos de forma proporcional, evitándote así lesiones y mejorando tus registros. 

¿Con qué frecuencia correr para una competición?

La frecuencia viene dada por tus objetivos. Si lo que quieres es conseguir unos buenos resultados, tendrás que posicionarte a la altura del resto de participantes. En este tipo de eventos, los niveles de competencia son más altos, por lo que los atletas tienden a entrenar unos seis días a la semana, algunas veces todos los días.

Si tienes como objetivo una carrera concreta, diseña un plan específico para esta. En un buen plan de entrenamiento se debe incluir la frecuencia, la distancia total recorrida y el tiempo empleado en cada sesión. Cuando ya te sientas cómodo corriendo una determinada distancia, ve elevando la apuesta a unos metros más.

Y tan importante como es un buen plan lo es una buena alimentación. Si quieres contar con la energía necesaria para realizar tus entrenos y las competiciones, ayúdate con alimentos ricos en carbohidratos y grasas, siempre con equilibrio. El consumo de proteínas también es vital, ya que es lo que hace que tus músculos se fortalezcan y te permite una recuperación más rápida día a día.