¿Cómo realizar un entrenamiento en verano sin riesgos?

Poco a poco, el verano se instala en tu vida, y una cuarentena que se hacía pesada, con optimismo se ve cuesta abajo. Todos los factores se suman, para que la época vacacional por excelencia se preste para el descanso, la playa, el sol, y el compartir con familia y seres queridos. 

Sin embargo, no debe faltar el ejercicio durante etapas del año que son idóneas para quemar calorías y darle un cariño al cuerpo y su salud. Es la hora de tomar hábitos que se han perdido, dentro de un mundo que ha vivido paralizado por la primera mitad del año. El regreso triunfal se puede coronar con un retorno o nueva entrada a la práctica deportiva. 

Ahora bien, la voluntad no lo es todo, sino que debe haber una entrada a la práctica consciente, para así tener una mejor durabilidad en el tiempo, además de garantizar progresos sin caer en lesiones que te mermen, en la senda de la vida activa. El buen clima, la hidratación y el sol, deben ser tus aliados más que tus enemigos, por lo que debes tomar ciertas medidas, sumándose a una técnica depurada, puesto que un mal movimiento puede resentir ciertas zonas delicadas de los músculos a trabajar. 

Algunos consejos para entrenar sin riesgos en el verano

Todos los consejos que vas a leer a continuación, se fundamentan en las condiciones climáticas que azotan durante esta estación del año. Existen ciertas horas con picos altos de calor, en las que se recomienda hacer ejercicio cuidando el ritmo y las respiraciones. Veamos algunos de los puntos clave para ganarle al sol más duro del año. 

Importancia de la hidratación

Si eres un competidor del running, o cualquier actividad de máxima exigencia cardiovascular, en horas entre las 12 y 17 de la tarde, recomendamos sobremanera que tus niveles de hidratación sean muy superiores a lo acostumbrado. 

Procura tomar agua no solo durante la actividad, sino antes y después. La exigencia física acompañada de pobre hidratación, puede derivar en fatigas peligrosas para el tejido muscular, así como posibilidad de desmayos o bajadas de azúcar considerables. 

Protege tu piel durante la exposición al sol

Quemaduras, manchas, arrugas… Son muchos los males a los que expones tu piel si haces actividad al sol. Todos quieren en verano salir a que el sol le broncee, pero no siempre se toman las prevenciones pertinentes ante tal castigo natural. 

No dejes de untarte crema protectora en las zonas más delicadas, con un FPS de 15 o 30 en caso de tener una piel de sensibilidad normal. Aumenta el factor, de tener una piel que se queme muy pronto, y trata de esperar a que se seque 15 o 30 minutos antes de comenzar la actividad física. 

Encuentra en tu alimentación elementos que hidraten y aporten energía

En el verano, el agua puede no ser suficiente. Se recomienda que antes de hacer ejercicio, se coma ligero, y que se agreguen entre rutinas, la ingesta de minerales y antioxidantes que hay en diversas frutas o verduras. El melón y la sandía son excelentes opciones para el verano, por su alto contenido de agua. También aparece como una opción potente la mandarina. 

No abandones los estiramientos antes y después de ejercitar

Sugerencia de los fisioterapeutas, radica en no bajar la guardia en lo que parece una época de bajas lesiones musculares. No dejes de hacer sesiones extendidas de estiramientos antes del ejercicio, y algo más breves después de la acción. Lo que hace que los músculos tengan mejor resistencia, es que el clima no permite que se enfríen tan rápido. Sin embargo, insistimos en tomar la prevención, sobre todo si se va a poner en práctica una rutina de exigencia superior. 

Los mejores ejercicios para el verano

Son estos algunos de los que mejor combinan con el clima y la ocasión. Empezando por un deporte muy conocido por todos como el más completo que se pueda practicar:

Natación

Un chapuzón en el agua, cae muy bien en tiempos que estar dentro del gimnasio no parece ser lo más motivador. Una buena rutina de nado, sea en piscina o mar, puede ser una suplencia interesante para el gimnasio, encontrando en el verano una ocasión especial para darle oportunidad a su práctica. Procura ejercitarte con todos los estilos, para que así sea mucho más completo el entrenamiento

Running

Si a horas del atardecer puedes tomarte el tiempo de trotar a orillas de la playa, te recomendamos darles oportunidad a unos buenos 30 minutos, al final de al menos 3 días de la semana. Es realmente inspirador estar en el verano, corriendo mientras se ve el sol caer. Si puedes ponerte a correr durante el verano, no desaproveches la alternativa. 

Rutinas de calistenia 

Ejercicios en los que todo lo que necesitas es tu propio peso. Encuentra instalaciones cerca de la playa con todos los elementos para armar tus rutinas de sentadillas, flexiones, planchas, paralelas, etc.