Cómo practicar ciclismo bajo la lluvia

La lluvia para muchos es razón suficiente como para colgar la bici y quedarse en casa, pero te aseguramos que puede ser una nueva experiencia muy divertida y diferente a tus entrenamientos regulares.  Si tomas las medidas adecuadas, podrás entrenar con lluvia con la mayor comodidad posible y seguirás disfrutando de la bicicleta en cualquier circunstancia.

Es una buena forma de descubrir una nueva faceta del deporte que nunca te habías planteado. Investigar te hará experimentar nuevas sensaciones sobre la bici y la posibilidad de enfrentarte a nuevos retos en zonas que pensabas que ya tenías dominadas. Y quién sabe, quizás te aficiones a esta nueva modalidad del ciclismo sobre mojado.

Llama la atención

Si ya normalmente es complicado ser visible en las carreteras, con lluvia es más complicado aún. Por lo que hay que hacer todo lo posible para que se nos vea ante esta situación de visibilidad reducida. 

Ponte ropa y casco con colores llamativos y brillantes, existen accesorios para el casco como luces que puedes enganchar o carcasas con tonos más llamativos. También puedes colocar luces, tanto delanteras como traseras, en la bicicleta y catadióptricos en los radios. Es recomendable además llevar un timbre o bocina para alertar a tu entorno.

Vístete adecuadamente

Aparte de llamar la atención en días lluviosos, también es importante ir con ropa adecuada que abrigue bien, a ser posible que sea impermeable. Usa guardabarros para evitar que te salpique el agua. 

Es buen momento para usar prendas extra que normalmente no usamos en un día soleado, como puede ser una braga para el cuello o un chubasquero encima del equipo que llevemos. Además, aunque no haga sol es muy importante no olvidarse de las gafas, ya que nos protegen los ojos de bichos, suciedad, el viento o incluso las propias gotas de agua.

Prioriza tu seguridad

Lo más importante es la salud, no tomes riesgos innecesarios, si la situación meteorológica puede llegar a ser peligrosa lo mejor es quedarse en casa o hacer ejercicio en un sitio seguro. De la misma manera si vas por rutas naturales y caminos de tierra es mejor informarse antes de si son transitables o no, ya que con la lluvia se puede haber hecho impracticable el terreno o puede haber algún derrumbamiento.

A la hora de ir a practicar ciclismo cuando llueve, es el momento de sacar toda la artillería de protección que tengas. Es la situación con más riesgo por su mala visibilidad, combinada con que el terreno está mojado, así que extrema todas tus precauciones, mantén una mayor distancia de seguridad y frena con anticipación. 

Si tienes ruedas lisas cámbialas por unas de lluvia y disminuye un poco la presión de los neumáticos, así se amoldan mejor al terreno y tienen más agarre. Haz varias pruebas de frenado en mojado antes de empezar con el entrenamiento, y en caso de que haya alguna curva pronunciada tómala con cuidado. 

El suelo tiene menos agarre de lo normal, así que evita pasar por charcos o acumulaciones de agua, puede haber un boquete o una piedra que sea imposible de ver por el agua. 

Ventajas de practicar ciclismo con lluvia

  1. Mejora la salud mental: Las lluvias generan iones negativos, los cuales aumentan nuestro nivel de serotonina, y nos ayudan a combatir el estrés y aumentan el flujo de oxígeno en el cerebro.
  2. Mejora la calidad del sueño: También debido a los iones negativos, nos ayudan a dormir mejor y alargan la fase de sueño profundo.
  3. Menos gente en las calles: Con la lluvia dispondrás de más espacio para ti, y es que la mayoría de gente se queda en casa. Por lo que te encontrarás con carriles bici, caminos y carreteras mucho más vacíos que de costumbre.
  4. Entrenas en otros ámbitos: te enfrentas a situaciones nuevas que en seco no te hubieses encontrado. Además te permite mejorar y desenvolverte en otros ámbitos del deporte.