¿Cómo mejorar tu habilidad para el surf?

No hay descanso para los surfistas, que inundan las aguas sin importar la estación o el mes que sea para practicar su pasión. El surf es un deporte que se disfruta más a medida que se va avanzando y aprendiendo.

Aun así, muchos de ellos empiezan desde cero, algo que no es nada sencillo y lleva mucho trabajo. Poder adquirir un dominio total sobre la tabla exige un gran esfuerzo y una dedicación únicas. No obstante, hay una serie de ejercicios básicos que pueden ayudar a estos deportistas a mejorar sus condiciones. ¿Cuáles son? ¿Ayudan realmente a mejorar la habilidad, o no tienen efecto práctico en la realidad? ¿Se puede aprender si ya se es un experto casi completo del surf?

El equilibrio, el motor para poder arrancar

Uno de los mayores problemas a la hora de practicar surf es ser capaz de mantener el equilibrio. Es el objetivo de los surfistas, tanto de los que están empezando como de los que ya tienen un gran recorrido y experiencia. Pasar tanto tiempo sobre la tabla no es nada sencillo, con los vaivenes de las olas y los impedimentos que pueden ir surgiendo en todo momento. Aunque parezca que no, el equilibrio también se puede mejorar y lograr que sea una gran virtud.

Esta habilidad es algo general, no solo necesaria para el surf. Es por esto que mejorarla se convierte en una obligación como deportista. Deportes como el running o el baloncesto necesitan de un gran equilibrio, aunque parezca que no. Poder proteger los tobillos, evitando que estos se tuerzan, también depende del equilibrio de la persona. En el surf quizá no sirva tanto para prevenir lesiones y sí más para practicar el propio deporte, pero esto habla a su vez muy bien de la habilidad.

Se puede trabajar de distintas maneras, siendo todas válidas desde ejercicios sencillos e intuitivos que se puedan realizar sin ningún material hasta algunos más complejos. Se puede utilizar todo lo que se tenga a mano, movimientos a la pata coja o acudir a un gimnasio con una pelota que ayude a mejorar ese equilibrio. Más que los ejercicios, lo importante será poder equilibrar las dos piernas y ponerse en situación real de practicar surf. El momento de tener una tabla es diferente, pero se podrá sentir el deportista mucho más seguro habiendo incrementado esta habilidad.

Fortalecer para poder avanzar

Hay muchos ejercicios que se pueden realizar con el fin de fortalecer hombros y brazos. Uno de los mejores elementos, y que casi nunca falla, es el del balón medicinal. Este ofrece multitud de alternativas al surfista para mejorar e incrementar toda esta fuerza y seguir progresando, para que cuando se alcance el mar todo resulte más sencillo.

Los ejercicios son diversos, pues pueden consistir en sentadillas simples, rotaciones, levantar el balón… Lo idóneo será mezclar un poco todos, con el objetivo de que el entrenamiento no sea muy monótono y ofrezca diversas alternativas. No resultará muy tedioso, y los resultados no deberían tardar en aparecer y en poder sentirse más a gusto y confiado.

Movilidad sin límites

Hay mucha gente que puede llegar a pensar que el surf es un deporte muy estático, o por lo menos, que no hace falta mucha movilidad. Esto supone un gran error, pues la realidad está muy alejada del pensamiento general. Una de las mejores maneras para mejorar en el surf consistirá en ejercicios muy móviles, que permiten a quien lo practique estar en forma. Los ejemplos son muy variados, aunque de nuevo vuelve a valer prácticamente cualquier ejercicio, atendiendo a la condición de la persona.

Se intentará crear un cuerpo potente, pero también flexible o resistente. Todo esto se termina aplicando al manejo de la tabla en el mar, aunque no lo parezca. Es por este motivo que hacer flexiones, un ejercicio de los más básicos, puede ser mucho más beneficioso que cualquier otra cosa que se le pueda ocurrir al deportista. No solo esto, sino que ejercicios como las sentadillas o las dominadas también. La clave es tener ejercitada cada parte del cuerpo , desde los tobillos hasta los hombros para mejorar la condición física y lograr que sea perfecta. A su vez, las articulaciones también estarán preparadas para manejar las situaciones adversas, la edad o cualquier problema que pueda surgir sobre una tabla.

La experiencia, factor clave para todo

Hay algo muy importante para poder orientas los ejercicios y mejorar haciendo surf: el nivel de experiencia del deportista. Cuando se tiene poco, generalmente, se debe buscar mejorar la técnica y la habilidad. Estos son los valores que menos se han adquiridos, por tanto, en los que se debe hacer mayor hincapié.

Ahí estará el equilibrio, por ejemplo, que suele ser lo que más se tarda en adquirir. Una vez que esto se va mejorando, con tiempo y paciencia, se avanzaría hasta el siguiente nivel. Ahí lo que se buscará ya serán ejercicios más físicos, que permitan probar nuevas cosas a la hora de hacer surf. Las nociones básicas ya están adquiridas, por lo que esto será un aprendizaje que no hará falta repetir de nuevo.

Siempre será necesario seguir realizando ejercicios, ya que el surf es una disciplina no solo inabarcable, sino que exige un continuo aprendizaje. Otros temas como la edad también entrarían, pues ayudarían a segmentar el entrenamiento en función de si una persona es más joven o más mayor.

Por tanto, no hay un ejercicio válido para todo el mundo, es muy difícil dictaminar cuál es la manera de mejorar en el surf, pues depende de muchas cosas. Cada deportista tiene que tener claro qué es lo que necesita, cómo quiere mejorar y qué tipo de surfista puede llegar a ser. A partir de ahí se comenzará a evolucionar y a buscar esos ejercicios que ayuden a mejorar completamente, o a aprender incluso si se parte sin nada de experiencia. No es un proceso fácil, ya que el surf es un deporte complicado, pero sí que tiene una gran capacidad de mejora y aprendizaje continuo.