Cómo mantener la bicicleta a punto para el invierno

Se acerca la estación más fría y húmeda de todo el año, pero mantener nuestro hábito deportivo debe seguir siendo tan importante como durante el resto de la temporada. Así que se debe conocer cómo realizarlo de manera adecuada tanto para las personas como para el material que se necesite.

Aquí se encontrarán los puntos más importantes para que la bicicleta tenga un buen mantenimiento durante todo el invierno, y conseguir así que sufra menos desperfectos en esta época.

Hacer una revisión general de la bicicleta

Se deben conocer los puntos más importantes del mantenimiento de nuestro equipo deportivo, con el fin de garantizar un buen estado que permita practicar ciclismo de forma segura. Es básico revisar los frenos: se debe comprobar que no se hayan endurecido. Para ello, los técnicos recomiendan ponerla con las ruedas hacia arriba, y hacerlas girar para ver que se mueven con libertad. 

Igual de importante es lubricar la cadena, donde se recomienda realizar este punto del mantenimiento de la bicicleta cada vez que se vuelva a casa después de una salida. Basta con poner un poco de aceite lubricante sobre la cadena y esparcirlo con un trapo para que llegue a todos sus dientes. Esto hará que se mantenga en buen estado y permitirá optimizar el rendimiento.

Otro factor clave es comprobar la presión de las ruedas. Saber que las llantas están infladas con la correcta presión dependiendo del modelo y marca que se use hará que duren más tiempo. Hay que chequear los cambios cada vez que se vaya a utilizar la bicicleta de montaña, para verificar que los cables no quedan muy ajustados y que la cadena no haya quedado suelta. Es imprescindible para que los cambios puedan enviar la orden a la cadena y a los pedales, y se pueda practicar el deporte realizando el esfuerzo necesario en cada momento.

Encontrar un poste de asiento pegado será complicado de arreglar, incluso para el mecánico. Solucionarlo puede requerir de gran esfuerzo y mucho tiempo, incluso a veces puede llegarse a romper el poste o el cuadro de la bicicleta. Para evitar esta situación lo ideal es sacar el poste, limpiarlo bien con un trapo e igualmente el interior del tubo del asiento. Después, se le añade un poco de grasa en el interior de este tubo y finalmente se ajusta a la altura adecuada. Por último, no hay que olvidar limpiar bien la bicicleta, ya que un repaso con agua tibia y jabón mantendrá el óxido y el desgaste a raya. Además, se puede hacer un rociado con agua a baja presión para eliminar el polvo que se acumula en las superficies más escondidas

Consejos específicos para el invierno

Proteger la bicicleta de manera adecuada, limpiandola con un paño humedecido en aceite de silicona ayudará a combatir la humedad del ambiente y cubrirla con una manta evitará que se le pegue el polvo. Algunas personas prefieren desmontarla y guardar cada parte en bolsas para protegerlas del ambiente.

Muchos ciclistas optan por guardarla en casa. Es el mejor lugar para conservarla en condiciones óptimas, pues el ambiente es seco y la temperatura no suele bajar de 19°C. Hacer una revisión completa durante los meses de otoño e invierno es el momento ideal para comprobar que la bicicleta funciona correctamente y permitirá que esté lista para la primavera.

Cuidar la bicicleta cuidará tu salud. Siguiendo todas estas sencillas recomendaciones se logrará mantener el material deportivo en óptimas condiciones para garantizar su durabilidad y permitir que cada salida se haga con total seguridad y se puedan obtener los máximos beneficios para el bienestar personal.