Claves para vencer la pereza y cumplir con tus entrenamientos

Todos conocemos los beneficios del entrenamiento. La mejora física, la felicidad al terminar por el aumento de endorfinas y el placer que proporciona el trabajo bien hecho. Entonces, ¿por qué algunos días nos cuesta tanto comenzar nuestra rutina?

Lo primero que debes de saber es que no te pasa solamente a ti. No te sientas culpable. El cuerpo no está siempre al mismo nivel, y nuestro estado anímico tampoco, así pues, ¿cómo mantenemos la motivación para nuestro entrenamiento diario?

Consejos para mantener nuestra motivación a tope

1) Ponte un calendario

Si haces un calendario de entrenamiento y te lo tomas como “un trabajo más dentro de tu agenda”, esto te ayudará a mantener tu rutina. Si además mantienes el calendario en un sitio visible, todavía mejor.

2) Anota tus progresos

A todos nos gusta ver como evolucionamos y que lo hacemos mejor cada día. Es una satisfacción ver los objetivos cumplidos. Si anotas tu evolución y la miras cuando menos motivado estas, recibirás un empujón para no saltarte la rutina.

3) Busca compañeros de entrenamiento

Es fácil que tu motivación caiga algunos días, también es fácil que la de un amigo caiga algunos días, pero es menos fácil que la de los dos caiga el mismo día. Tener un compañero de entrenamiento tiene muchas ventajas: cuando uno flaquea, el otro puede tirar de él, se establece un componente competitivo que ayuda a mantener la motivación arriba, el hecho de pensar en fallarle a alguien te hará salir los días que menos te apetezca.

Si tienes algún amigo que comparta tu afición por el deporte, proponle entrenar juntos. En caso contrario no te será difícil encontrarlo, existen incluso apps para encontrar gente con las que compartir entrenamientos.

4) Tu compañero puede tener 4 patas

Como ya te imaginarás nos referimos a un perro. Los perros son excelentes deportistas, si tu deporte es el running o el ciclismo un perro será un muy buen compañero de entrenamiento. Además, como es necesario sacarle varias veces al día, tener esa obligación nos ayuda con el paso que más pereza nos da a la hora de entrenar: ponernos la ropa deportiva para salir.

5) Busca un club

Apuntarse a un club deportivo es una fantástica forma de mantenerte motivado. El efecto comunidad te ayudará a salir en los días que menos te apetece. La competitividad te hará exigirte más de ti cada día y progresarás más rápidamente.

6) Ponte retos y apúntate a eventos

El tener un objetivo te ayuda a entrenar esos días que solo apetece quedarse en el sillón viendo una serie. El mero hecho de pensar en la meta te hará sentir culpable si te saltas el entrenamiento. Además, cuando te apuntas a eventos, y pagas por tu dorsal, nuestro sesgo cognitivo hace que seamos más proclives a hacer lo que sea necesario para no perder la inversión. Así ya no tienes excusa para no ponerte la ropa y salir a entrenar.