Carreras consecutivas: cómo afrontar este reto

Algunos runners entrenan durante semanas para una carrera, otros durante meses y algunos se embarcan en un proyecto ambicioso: llevar a cabo dos carreras consecutivas en el mismo fin de semana. Es para estos últimos para los que van dedicados estos consejos.

En primer lugar, y antes de plantearte enfrentar este reto, es importante que valores si realmente estás preparado para ello. Hay que dominar la distancia o distancias a recorrer. Además, no hay que perder la perspectiva de que vas a correr para disfrutar, superarte y mejorar, pero no para pasarlo mal.

Distribuye tus esfuerzos

De hecho, si intentas correr las dos a tu máximo nivel aumentarás el riesgo de lesión. Lo ideal es tomarse una de ellas con calma para darlo todo en la otra. El orden dependerá de si son la misma distancia o no, en cuyo caso puedes enfocarte en darlo todo en la distancia que más dominas y tomarte la otra con más calma. 

Dos distancias: 5Km y 10Km

Es la combinación más frecuente. Si vas a correr dos carreras consecutivas de diferente distancia, asegúrate de estar preparado para la mayor de las dos.

Si la de mayor distancia viene primero, casi mejor. La puedes afrontar descansado e ir a por todas, en este caso utiliza el 5000 como carrera de recuperación. Tómala con calma y evita lesiones innecesarias.

Si por el contrario el 5K es antes del 10k, tómalo como una carrera de descongestión después de la última semana de entrenamiento para un 10K. Disfruta de la carrera a ritmo suave. Si quieres puedes incluso correr con familiares o amigos que tengan un ritmo más lento que el tuyo, siempre y cuando no te suponga demasiado esfuerzo.

Dos carreras el mismo día

Por si no fuera suficiente enfrentar dos carreras en un fin de semana, algunos runner deciden enfrentar estas dos en el mismo día. Si eres tú uno de esos runners ambiciosos y con ansias de superación, te aconsejamos que tengas en cuenta algunos puntos.

  • Si las carreras tienen lugar en sitios diferentes, asegúrate de que es viable llegar de un sitio a otro antes de que empiece la segunda carrera.
  • Al igual que en el caso de carreras en días consecutivos, tienes que decidir ir a tope a por tus objetivos en una de ellas y utilizar la otra bien como calentamiento, bien como recuperación.
  • Trata de comer algo ligero y que te aporte energía entre carreras, te ayudará en tu desempeño.
  • Intenta no quedarte frío. Si tu cuerpo cae a fase de recuperación la segunda carrera puede ser infernal. Mantente activo.
  • Si el día es lluvioso, lleva o pide que te lleven ropa de cambio y otras zapatillas, es muy incómodo correr con la equipación mojada.
  • Y por supuesto no te olvides de la hidratación.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que tus entrenos tienes que tener sobre todo en cuenta la carrera más larga y entrenar para ello. Además, teniendo en cuenta que te vas a enfrentar a este reto, lo ideal es que en tus entrenamientos también lleves a cabo una doble carrera, por ejemplo, de 3Km y al día siguiente de 5Km. Así podrás ver cuáles son tus puntos débiles de cara a la competición y trabajarlos para disfrutar al máximo.