¡Aprende sobre el entrenamiento cruzado y ponlo en práctica hoy!

El entrenamiento cruzado también conocido como cross training te será útil si buscas actualizar tu rutina de entrenamiento, o simplemente mejorar en una disciplina deportiva. 

Esta preparación física y mental sacará lo mejor de ti, para conseguir los mejores resultados en la modalidad deportiva que prefieras, lee hasta el final para que te pongas al día con este  tipo de entrenamiento.

¿Qué es el entrenamiento cruzado?

Es un plan de ejercicios que mezcla diferentes deportes o actividades con la finalidad de alcanzar todo el potencial físico de un individuo, aumentar su rendimiento en el entrenamiento.

No se trata de hacerlo todo de una vez

Se trata de ir sumando unas pocas actividades al entrenamiento semanal, esto producirá mejoras en áreas que normalmente no ejercitabas de forma directa, como las piernas si hablamos de ciclismo o la espalda si inicias natación.

Todos los ejercicios de entrenamiento cruzado funcionarán como complemento a la rutina que realices normalmente, sal de la monotonía, adquiere nuevos retos y comienza a incluir el cross training en tu vida.

¿Por qué elegir este tipo de entrenamiento?

Tu entrenamiento determinará los resultados, es decir, el resultado observado está ínfimamente en relación con el tipo de ejercicio que realices. 

Para que comprendas mejor la idea, si practicas la halterofilia (levantamiento de pesas) necesitas que tus bíceps sean fuertes, pero no querrás descuidar otros músculos como los de las pantorrillas. La solución para esto es incluir el entrenamiento cruzado en tus rutinas, obtendrás fuerza, desarrollo muscular, resistencia y habilidades sobre una gama de ejercicios que no necesariamente pertenecen a la disciplina que practicas.

Sal del modo automático

Una rutina específica de ejercicios solo te prepara para movimientos específicos, sentarte en una máquina de ejercicios te condiciona de manera automática, ¿pero sabrás enfrentar los desafíos que se presentan en el camino? Con el entrenamiento cruzado podrás, tu cuerpo estará listo para muchos usos, que impliquen distintos grupos musculares.

Conoce los beneficios del entrenamiento cruzado 

Si llevas algún tiempo practicando la misma rutina tal vez te sientas estancado, no consigues aumentar tu resistencia. O si por alguna razón o lesión debes darle descanso a un músculo pero no quieres dejar de realizar actividad física para mantenerte en forma mientras te recuperas, échale un vistazo a estos beneficios del entrenamiento cruzado y comienza a entrenar hoy mismo.

Evita lesiones disminuyendo el estrés físico

Si eres corredor, el entrenamiento cruzado con ciclismo te dará esas mejoras cardiovasculares que buscas, ganarás resistencia y evitarás lesiones al disminuir el impacto de tus pies contra el suelo mientras corres, todo esto se traduce en más potencia y velocidad.

Pondrás en movimiento todas las fibras musculares de tu cuerpo

Dentro de cada músculo hay dos tipos de fibras: de contracción rápida y de contracción lenta. Las de contracción rápida ofrecen mucha fuerza en poco tiempo, las fibras de contracción lenta dan poca fuerza pero por largos períodos de tiempo.

Durante el entrenamiento con peso en un gimnasio utilizas las fibras de contracción rápida y en ejercicios con duración no mayor a 20 segundos. En cambio las fibras de contracción lenta son las responsables de darte la resistencia que necesitas con ejercicios como correr, nadar o andar en bicicleta.

Con el entrenamiento cruzado alcanzarás un nuevo nivel físico, ya que conseguirás volverte una máquina muscular eficaz que utiliza ambas clases de fibras musculares, las lentas y las rápidas.

No te quedarás nunca sin motivación

Dedicarte a correr cientos de kilómetros por el mismo camino, un solo recorrido, o incluso en una cinta andadora en tu casa o en un gimnasio puede hacerte perder la motivación. Gracias al entrenamiento cruzado no tendrás este problema, incluir nuevas rutinas te mantendrá motivado, fresco y listo para avanzar cada día un poco más.

Olvídate de los largos permisos por lesiones

La recuperación muscular gracias al entrenamiento cruzado es más rápida de lo que muchos creerían posible, no necesitarás quedarte en cama por largos períodos de tiempo, tendrás la posibilidad de entrenar con rutinas de bajo impacto que ayudarán a restablecer el flujo sanguíneo ideal en la zona lesionada, de esta manera te recuperas y no pierdes tu condición física inicial.

Adquiere múltiples habilidades físicas 

Combinar deportes o complementarlos con otras actividades no relacionadas directamente se traduce en una notable mejoría del rendimiento físico. Puedes adquirir mayor flexibilidad, potencia, fuerza y resistencia para entrenamientos más largos.

¿En qué disciplinas se usa el entrenamiento cruzado?

Las actividades cardiovasculares junto con una rutina para mantener la fuerza son las bases principales del entrenamiento cruzado. Una rutina enfocada al sistema cardiovascular, sobre todo corazón y pulmones te mantendrán bien adaptado a los esfuerzos físicos, conoce las disciplinas que llevan a cabo este entrenamiento:

Natación

Esta disciplina emplea el entrenamiento cruzado con la finalidad de que los nadadores puedan tener un mejor control de la respiración, la natación ayuda a fortalecer la espalda y los brazos, zonas que normalmente no se ejercitan durante el running o el ciclismo, por ello los corredores y ciclistas utilizan la natación, y los nadadores corren como alternativa. 

Otra actividad que implica piscina pero no natación es el aquagym, ideal para los que se recuperan de una lesión, mantiene fuertes los músculos de las piernas mientras el agua amortigua el impacto.

Ciclismo

Es ideal para mejorar el rendimiento cardiovascular y evitar las lesiones, ya que no hay impacto contra el suelo, son una alternativa genial como entrenamiento cruzado para los que practican running o escalada

Spinning

Es una actividad sin impacto directo sobre los músculos, es trabajo cardiovascular sin dañar articulaciones. También funciona como una forma de descanso activo.

Yoga

Un poco de relajación y la capacidad de evitar algunas lesiones adquiriendo mayor flexibilidad con ejercicios lentos y constantes. Corrige cualquier desequilibrio muscular y alivia la tensión con el yoga.